RSS

Enfermedades bovina.

 

Tuberculosis Bovina

1. Introducción

La tuberculosis es una enfermedad infecciosa crónica causada por bacterias del genero Mycobacterium, las cuales presentan como rasgo característico el ser inmóviles, no esporulados y ácido-alcohol resistencia.
Esta enfermedad ha sido erradicada de los países desarrollados. En otros países en donde la enfermedad clásica se ha reducido, la enfermedad es producida por micobacterias atípicas. Los niveles de infección de tuberculosis bovina en el rodeo nacional se estima entre un 3% a 4%.

Etiología

Las micobacterias se encuentran ampliamente distribuidas en la naturaleza, incluyendo desde saprofitas, patógenas, oportunistas y estrictamente patógenas.
Los bacilos tuberculosos clásicos son:
M. tuberculosis (Hombre)
M. bovis (Bovinos)
M. avium (Aves)
También se incluye en este grupo el Mycobacterium microti, el cual a diferencia de los anteriores no afecta humanos, pero produce tuberculosis en las ratas.

Transmisión

Del 80% al 90% de los casos la transmisión ocurre por vía aerógena; con la tos o espiración de un animal infectado se expelen gran cantidad de microgotitas que contienen la bacteria las cuales al ser inhaladas por otro bovino llegan al sistema respiratorio dando comienzo a una nueva infección. Esto se ve favorecido por contacto directo diariamente de los bovinos en el pastoreo, comederos, corrales y salas de ordeño.
Otra vía de ingreso es la digestiva por el consumo de pastos y alimentos contaminados con secreciones nasales, materia fecal y orina que contienen el agente causal.
La vía digestiva es muy importante en terneros que se alimentan con leche cruda proveniente de las vacas enfermas, debido a que del 1% al 2% de las vacas infectadas eliminan el microorganismo en la leche. Otras vías no usuales pero probables son: la vía cutánea, congénita y genital.

Patogenia

Factores de manejo, edad y nutrición son determinantes en la vía de infección, así como en el periodo de incubación, proceso de la enfermedad y diseminación.
A partir de la puerta de entrada los bacilos se localizan en el complejo primario de los ganglios linfáticos regionales, luego se diseminan por vía linfática a la cadena ganglionar. Posteriormente la diseminación se da por vía hematógena a órganos parenquimatosos por ultimo el microorganismo es eliminado en exudados y secreciones de órganos infectados.
La eliminación de Mycobacterium bovis por parte de los animales infectados es intermitente y no esta en relación con el grado de infección presente. Se ha comprobado que los animales infectados recientemente eliminan el microorganismo en las etapas tempranas de la enfermedad cuando a veces no son detectadas por pruebas diagnosticas.

Síntomas

Los síntomas son poco manifiestos en el bovino, pero en algunos puede presentarse. La vía de ingreso del M. bovis y la localización de la lesión están íntimamente relacionadas en esta enfermedad.
Las lesiones pueden localizarse en diferentes órganos y ganglios linfáticos, en forma de nódulos o tubérculos de material purulento-caseoso de coloramarillento cuyo tamaño y cantidad varían.

Diagnostico

El diagnostico de la tuberculosos en hatos primo-infectados se hace por la caracterización macro y microscópica de las lesiones en animales muertos en la finca o remitidos al matadero, seguido del aislamiento y tipificación en el laboratorio.
En las áreas endémicas el diagnostico se hace antes de que muera el animal por dermoreacción, además debe hacerse vigilancia en los mataderos y hacer evaluación macro y microscópica de las lesiones compatibles con tuberculosis.

2. Lesiones

• Macroscopicas:
Las lesiones pueden variar dependiendo de la localización anatómica y la forma de diseminación.
a. Generalmente el hallazgo pulmonar es áreas de tamaño considerable con apariencia caseificada y zonas de mineralización.
b. En las superficies serosas incluyendo las cápsulas de los órganos se observan nódulos firmes de superficie lisa, varían de 2 a 10 centímetros de diámetro. También pueden presentarse zonas caseificadas en las áreas profundas (Tuberculosis perlada).
c. Nódulos firmes de aspecto granulomatoso con áreas de calcificación y caseificación en ganglios linfáticos y órganos parenquimatosos como el hígado y el riñón.
d. Exudado de apariencia purulenta en meninges
e. Focos muy pequeños menores de 1cm de diámetro en cualquier órgano (Tuberculosis miliar).
• Microscópicas
En cualquiera de las formas en que se presenta la tuberculosis, esta se caracteriza por la formación de granulomas.
Se pueden detectar bacilos ácido alcohol resistentes libres en el citoplasma de los macrófagos, histiocitos y células gigantes de la lesión granulomatosa.

3. Dermorreaccion

El método clásico para la detección de la tuberculosis bovina es la prueba de la tuberculina.
• Prueba Tuberculinica Cervical Simple
En esta prueba el lugar de inoculación es el tercio medio del cuello. Esta zona se debe depilar con maquina o tijera a 5 cm. de diámetro aproximadamente. Se mide con un calibre el espesor de la piel previamente y se inyectan 0.1 ml de tuberculina PPD bovina de un miligramo por mililitro.
La lectura se hace mediante un calibre a las 72 horas (más o menos 6 horas). Cuando la lectura se ve impedida por razones climáticas u otras causas, esta puede hacerse hasta 24 horas mas tarde. Si la lectura se realiza mas tarde de esto la prueba no tiene validez por lo que el diagnostico no será confiable y debe repetirse la prueba a los 60 días.
Positivo: 3mm o mayor
Negativo: menos de 3mm
• Prueba Tuberculinica Ano-Caudal
Esta prueba se realiza en el pliegue ano-caudal interno a unos 6 cm. de la base de la cola y en el centro del pliegue. Esta zona es menos sensible a la tuberculina que la piel del cuello. Se inyectan 0.1 ml de PPD bovina de un miligramo por mililitro.
La lectura se hace mediante un calibre a las 72 horas (más o menos 6 horas). Positivo: 5mm o mayor
Sospechoso: 3mm/ mas o menos de 5mm
Negativo: menos de 3mm
Hay que tener en cuenta que todo animal sospechoso en un establecimiento donde se hayan detectado animales reaccionantes positivos en pruebas anteriores o en la que se esta realizando se le debe considerar positivo.
• Prueba tuberculinica comparativa
La prueba intradérmica comparativa se utiliza para la realización de un diagnostico diferencial entre animales infectados por Mycobacterium bovis y aquellos sensibilizados a la tuberculina por exposición a otras micobacterias. Este tipo de sensibilización puede ser atribuido a la gran reactividad antigénica cruzada existente entre las especies de micobacterias y otros géneros afines.
Esta prueba consiste en la inyección de tuberculina bovina y tuberculina aviar en diferentes puntos del cuello y en la subsiguiente evaluación de la respuesta transcurridos 3 días.
Para esta prueba comparativa la dosis de tuberculina no debe ser inferior a 2.000 UI de tuberculina bovina ni a 2.00 UI de tuberculina aviar. La distancia entre ambas inyecciones debe ser de aproximadamente 12 a 15 cm.
Positivo: 4mm mayor que la tuberculina aviar
Dudoso: entre 1 y 4mm mayor que la tuberculina aviar
Negativo: cuando no hay reacción o cuando la reacción es igual o menor que la tuberculina aviar.
En todas la inyección se realiza introduciendo la aguja oblicuamente en las capas profundas de la piel e inyectando la dosis de tuberculina. Después se comprueba que la inyección ha sido bien realizada detectándose al tacto una pequeña inflamación en el lugar de la misma.

4. Aislamiento

Las micobacterias son bacilos ácido-alcohol resistentes, no formadores de esporas y no encapsulados, por lo que en la coloración de Zielh-Neelsen se observan como bacilos rojo brillante sobre un fondo azul.
Estos microorganismos son aerobios obligados que crecen en medios sintéticos simples, pero para el aislamiento primario a partir de muestras clínicas se requiere de un medio más complejo con una base de papa y huevo como el medio Löwestein-Jensen, o con una base de agar y suero como el medio Middlebrook.
El cultivo se hace a 37º C con una atmósfera de 5-10 % de CO2, el crecimiento es lento y dura de 3 a 6 semanas en desarrollarse, las colonias son pequeñas, secas y con aspecto escamoso.

Control Y Erradicación

Detección y eliminación de todos los animales infectados, control del movimiento de estos, vigilancia en mataderos y dermoreacción, y campañas de divulgación.

 
Deja un comentario

Publicado por en 30 noviembre, 2011 en Uncategorized

 

El Ordeño

 

Higiene del Ordeño

1. Sanidad animal

Esta ficha describe las buenas prácticas agrícolas (BPA) para asegurar que los animales que producen leche están sanos y que existe un programa efectivo de sanidad animal. Las BPA pueden ser reemplazadas por los requisitos nacionales, internacionales o por las exigencias del mercado, en muchos de los países productores de leche.
1.1 Prevenir la introducción de enfermedades en la explotación.
1.1.1 Adquirir sólo animales de los que se conozca su situación con respecto al enfermedades y controlar su entrada a la explotación
La forma más efectiva de prevenir la propagación de enfermedades contagiosas es mantener un rebaño cerrado. Esto significa que no entren en el rebaño animales del exterior, y que animales que ya no pertenecen al rebaño puedan volver a entrar. En la práctica esto es difícil de conseguir, por lo que es esencial mantener un estricto control de cualquier entrada de animales. El riesgo de enfermedades también puede verse incrementado cuando los animales comparten pastos o instalaciones.
Antes de su introducción en la explotación, todos los animales deberán ser examinados para detectar enfermedades, especialmente aquellas que son comunes en la región de origen o en la nueva localización. Esto significa que cada animal debe tener:
• Un sistema de identificación que permita su trazabilidad desde su origen (desde el nacimiento hasta la muerte), y
• Algún tipo de declaración del vendedor en la que se detalle la situación sanitaria del rebaño y cualquier tratamiento/vacunas, etc., que se haya llevado o se esté llevando a cabo (esto significa que los potenciales vendedores de ganado deben mantener los registros adecuados y permanentes de las enfermedades y de sus tratamientos).
Si la situación sanitaria es desconocida, el ganado que va a incorporarse a la explotación debe ser mantenido en cuarentena, separado del rebaño ya existente y durante el periodo de tiempo conveniente. Mantener todos los registros de los movimientos de entrada y salida de los animales de la explotación.
1.1.2 Asegurarse de que con el transporte de los animales, desde y hacia la explotación, no se introducen enfermedades
Los potenciales compradores de ganado vivo deberán siempre informarse y ser advertidos de si los animales tienen alguna enfermedad o dolencia. Es preferible no transportar ningún animal que esté enfermo. El sacrificio de cualquier animal, en caso de ser requerido, deberá llevarse a cabo por personal debidamente capacitado o por un veterinario. todos los animales muertos deberán ser enterrados o eliminados de acuerdo con las normativas legales.
La manipulación de los animales muertos deberá ser hecha de forma que se minimice el riesgo de propagación de enfermedades. Por ejemplo, los vehículos de transporte no deberán recoger ganado muerto o enfermo en una explotación y después repetir esta misma operación en otra explotación sin tomar las medidas apropiadas para minimizar el riesgo de propagar enfermedades.
1.1.3 Tener cerramientos/barreras seguras
Tener controlados, de forma adecuada, a los animales para asegurarse de que no existe el riesgo de propagación de enfermedades entre y dentro de las explotaciones.
1.1.4 Si es posible, limitar el acceso de personas y animales silvestres a la explotación
Las personas (y los vehículos) que van de una explotación a otra pueden propagar enfermedades entre las explotaciones. se deberá restringir el acceso a los casos “indispensables” y se implantarán procesos adecuados para minimizar el riesgo de propagación de enfermedades (por ejemplo preservar de contaminación fecal los neumáticos de los vehículos cisterna o de los vehículos de transporte de ganado). Utilizar protectores de calzado y batas que cubran la vestimenta de los visitantes y mantener los registros adecuados de todas las visitas. Las enfermedades pueden propagarse hacia fuera o hacia dentro de la explotación por las personas y por los animales silvestres.
1.1.5 Disponer de un programa de control de plagas
Asegurarse de que en aquellas áreas en las que las plagas pueden introducir enfermedades existen controles adecuados. (por ejemplo: en la plaza de ordeño, en el almacén de alimentos, en los establos). se consideran también plagas los animales silvestres, así como los roedores, insectos y pájaros.
1.1.6 Utilizar solamente equipos limpios y de origen conocido
Asegurarse de que todo el equipo está limpio y que se conoce su procedencia y la forma de su utilización. Extremar los cuidados cuando se comparta o se preste equipamiento.
1.2 Disponer de un programa eficaz de gestión sanitaria del rebaño
1.2.1 Utilizar un sistema de identificación que permita que los animales sean identificados individualmente, desde su nacimiento hasta su muerte.
Las vacas deben ser fácilmente identificadas por todas las personas que están en contacto con ellas. Los sistemas utilizados deben ser permanentes y únicos, permitiendo una identificación individual de los animales, desde el nacimiento hasta la muerte. Entre los sistemas de identificación se incluyen, por ejemplo: etiquetas en las orejas, tatuajes, microchips, etc.
1.2.2 Desarrollar un programa eficaz de gestión sanitaria del rebaño, centrado en la prevención, que cubra las necesidades de la explotación así como los requisitos regionales y nacionales.
Los programas de gestión sanitaria del rebaño deben contener planes de tratamiento para hacer frente a las enfermedades, así como un plan de prevención. Este último deberá contemplar todos los aspectos de una producción higiénica de leche, así como incluir todas las prácticas de gestión de la explotación.
En donde existan vacunas eficaces se pueden utilizar para incrementar la resistencia a las enfermedades.
También pueden ser necesarios tratamientos profilácticos como medida de protección en aquellos lugares en donde no es viable una estrategia alternativa.
Desarrollar tratamientos sanitarios para el rebaño, consultando a personas debidamente preparadas para ello, tales como los veterinarios.
1.2.3 Revisar regularmente a los animales para detectar presencia de enfermedades
Observar regularmente a todos los animales y utilizar métodos para ayudar a la detección de enfermedades y elaborar el diagnóstico adecuado de enfermedades contagiosas. Algunas herramientas útiles pueden ser: los termómetros rectales, observación del movimiento de los animales y de su condición física, examinar la primera leche.
Muchas enfermedades están asociadas al ciclo de reproducción, durante el cual deberá observarse a los animales y del que se deberán mantener los registros detallados.
Se deberán investigar las cojeras para determinar las causas subyacentes, con el fin de tratar adecuadamente a los animales y prevenir nuevos casos.
1.2.4 Los animales enfermos deben ser atendidos rápida y adecuadamente
Tratar todas las enfermedades, lesiones y salud debilitada por medio de métodos aprobados y después de un diagnóstico exacto. tratar convenientemente a los animales enfermos para reducir al mínimo la duración de la enfermedad y la fuente del agente patógeno.
1.2.5 Mantener aislados a los animales enfermos y separar la leche procedente de animales enfermos o en tratamiento
Para minimizar el riesgo de propagación de enfermedades dentro de las instalaciones, se debe mantener aislados a los animales enfermos del resto del rebaño. Seguir los procedimientos adecuados para separar la leche procedente de animales enfermos y de animales en tratamiento (por ejemplo: en cubos o contenedores separados), y si es posible, asignarles instalaciones separadas.
1.2.6 Mantener registros escritos de todos los tratamientos e identificar adecuadamente a los animales en tratamiento
Es importante que todo personal externo (por ejemplo los veterinarios) y otras personas involucradas en el cuidado diario del rebaño en la explotación estén informados de los tratamientos a los que se ha sometido o que están recibiendo las vacas. Establecer un sistema apropiado para identificar fácilmente a los animales bajo tratamiento. (por ejemplo: pintar las ubres de aquellos animales con mamitis).
1.2.7 Combatir las enfermedades animales que puedan afectar a la salud pública (zoonosis)
Mantener las zoonosis a un nivel tal que no se ponga en riesgo la salud de las personas. Evitar la transmisión directa mediante prácticas de gestión adecuadas y prevenir la contaminación de la leche.
1.3 Utilizar los medicamentos tal como son prescritos por el veterinario o según las indicaciones que figuran en la etiqueta
1.3.1 Utilizar los productos químicos de acuerdo con las indicaciones, calcular las dosis cuidadosamente y observar rigurosamente los periodos de espera
Los residuos de cualquier producto químico administrado a los animales son susceptibles de llegar al mercado a través de la leche. Los ganaderos deben gestionar su uso para prevenir:
• La presencia en la leche de residuos químicos inaceptables,
• El efecto nocivo de dichas sustancias en la salud animal y productividad de los animales.
Se deberá estar informado de todos los productos químicos que pueden dejar residuos en la leche. Entre estos productos pueden incluirse: detergentes, desinfectantes, antiparasitarios, antibióticos, herbicidas, pesticidas y fungicidas.
El ganadero debe:
• utilizar los productos químicos sólo para el objetivo para el que están aprobados. No se deberá tratar nunca a las vacas en lactación con productos veterinarios que no estén recomendados para vacas en producción de leche, destinada a su transformación, o para cualquier otro uso para el consumo humano.
• Leer la etiqueta. Esta debe contener toda la información sobre la utilización, legal e inofensiva, de la substancia química,
• seguir las indicaciones que se dan en la etiqueta y cualquier dato químico o evaluación de riesgos.
• Observar los periodos de espera (tiempo mínimo en que la leche no debe ser vendida para el consumo humano después del empleo de substancias químicas).
1.3.2 Utilizar los medicamentos veterinarios, siguiendo la prescripción del veterinario y observar los periodos de espera especificados
Nota: Los medicamentos veterinarios son los productos químicos y biológicos que se venden para los tratamientos de los animales, seguros y de eficacia probada, comprobados por organismos independientes como productos adecuados para esos fines. Para la adquisición de estos medicamentos y para confirmar que su uso es el adecuado, se puede requerir la prescripción de un veterinario.
Sólo se deberán utilizar los medicamentos para los tratamientos de los animales bajo prescripción veterinaria. utilizar solamente medicamentos aprobados, en las dosis recomendadas y seguir los regímenes del tratamiento de acuerdo a lo indicado en la etiqueta o de acuerdo a lo recomendado por el veterinario. un uso de medicamentos distinto al recomendado en su etiqueta está calificado como “utilización no indicada en la etiqueta” y puede implicar un incremento del tiempo de espera para la utilización de la leche. En el caso de que dicho uso sea esencial para el tratamiento de ciertas condiciones particulares, sólo podrá llevarse a cabo bajo estricta supervisión veterinaria y de conformidad con la legislación nacional/regional vigente.
Todos los medicamentos veterinarios y productos químicos destinados al tratamiento de animales productores de alimentos deben tener en la etiqueta la indicación del periodo de retención o espera. si no se siguen estrictamente dichas indicaciones el periodo de espera no será valido.
1.3.3 Almacenar de forma segura los productos químicos y los medicamentos, y eliminarlos de manera responsable
Almacenar los productos químicos y los medicamentos veterinarios de forma segura para garantizar que no son utilizados indebidamente o que pueden contaminar accidentalmente la leche y los alimentos. se deberá también eliminar estos productos de forma que no contaminen a los animales de la explotación ni al medio ambiente.
1.4 Formar adecuadamente al personal
1.4.1 Disponer de procedimientos escritos para la detección y manejo de animales enfermos y para la utilización de los productos químicos veterinarios
Es importante asegurar un enfoque coherente respecto a la sanidad del rebaño. Las personas necesitan ser sensibilizadas sobre la estrategia de sanidad animal que se sigue en la explotación y comprenderla.
Una buena práctica es tener por escrito los procedimientos sobre la forma de desarrollar las tareas de manera controlada y periódica. Éstas deberán cubrir todos los requisitos para llevar a cabo las tareas, incluyendo los detalles del proceso, el equipo y materiales, así como cualquier riesgo o problemas de seguridad significativos.
1.4.2 Asegurarse de que todo el personal está suficientemente capacitado para desarrollar sus tareas
La formación es un proceso permanente, y todas las personas deben recibir una formación continua. El personal debe ser competente para comprender la racionalidad de las medidas adoptadas. Este proceso debe también ayudar a controlar los procedimientos y a suministrar la retroinformación para una mejora continua. Se debe identificar quién es la persona responsable, en concreto, de cada una de las acciones.
1.4.3 Seleccionar fuentes competentes para el asesoramiento e intervenciones
Seleccionar profesionales competentes/registrados, para llevar a cabo los tratamientos, etc. Buscar asesoramiento sólo de fuentes o personas adecuadamente cualificadas.

2. Higiene en el ordeño

El ordeño es la actividad más importante en la explotación lechera. Los consumidores exigen normas rigurosas para calidad de la leche, por eso, la gestión de ordeño debe estar dirigida a reducir al mínimo la contaminación microbiana, química y física. La gestión de ordeño cubre todos los aspectos del proceso de obtención de la leche de las vacas de manera rápida y eficaz, al tiempo que se asegura la salud de las vacas y la calidad de la leche.
La aplicación constante, día a día, de procedimientos adecuados de ordeño es un elemento muy importante de las buenas prácticas agrícolas (BPA) relativas al ordeño.
Esta ficha describe las BPA para asegurar que la leche es recogida y almacenada en adecuadas condiciones higiénicas, y que el equipo utilizado para el ordeño y para el almacenamiento de la leche recibe el mantenimiento debido.
Nota: Estas BPA no cubren el ordeño automático, para el cual la IDF ha publicado un “Código de Buenas Prácticas de Higiene para el Ordeño con sistemas Automáticos de Ordeño”, Boletín IDF nº 386/2004, ISSN 0250-5118.
2.1 Asegurar que con las rutinas de ordeño no se lesiona a las vacas ni se introducen contaminantes en la leche
2.1.1 Identificar de forma única e individual a cada animal
Las vacas deben ser fácilmente identificables por todas las personas que están en contacto con ellas. Los sistemas utilizados deben ser permanentes y únicos, permitiendo así la identificación de cada animal, desde su nacimiento hasta su muerte.
Determinadas vacas tendrán que ser identificadas adicionalmente por razones específicas (por ejemplo: en ordeño, secas, en tratamiento, con leche anormal por enfermedad o tratamientos, por ejemplo con antibióticos)
2.1.2 Asegurar la preparación adecuada de las ubres para el ordeño
Sólo se deberá ordeñar vacas con pezones secos y limpios:
• Lavar y secar los pezones
• secar las ubres y pezones antes del ordeño
• tener agua limpia disponible durante todo el tiempo del ordeño
Examinar las ubres y los pezones para detectar cualquier alteración (por ejemplo: mamitis clínica). Antes de ordeñar a las vacas se deberá extraer la primera leche para comprobar cualquier anormalidad.
2.1.3 Asegurar el establecimiento de una rutina de ordeño
Asegurar el respeto de buenas técnicas de ordeño: técnicas incorrectas pueden dar como resultado un riesgo mayor de lesiones y de mamitis.
La técnica correcta es:
• Preparar bien a las vacas antes del ordeño,
• Evitar la entrada innecesaria de aire al conectar la copa (en caso de su utilización),
• Evitar un ordeño excesivo,
• Retirar las copas suavemente (en caso de su utilización).
2.1.4 Separar la leche procedente de animales enfermos o en tratamiento
Las vacas cuya leche no sea apta para el consumo humano deben ser ordeñadas al final o con un sistema preparado y separado al efecto. se deberá desechar la leche no apta, de forma adecuada según el riesgo que suponga.
2.1.5 Asegurar que el equipo de ordeño está correctamente instalado y recibe el mantenimiento adecuado
Antes de iniciar el ordeño asegurarse de que el equipo está limpio. si se utiliza un equipo móvil, la limpieza deberá hacerse entre cada dos ordeños.
Deberán seguirse las recomendaciones nacionales, regionales o locales y las recomendaciones de los fabricantes para la construcción, instalación, funcionamiento y mantenimiento del equipo de ordeño. seguir las instrucciones de los fabricantes para el empleo de agentes de limpieza y desinfectantes en el equipo de ordeño. Los materiales utilizados en el equipo de ordeño que entren en contacto con la leche y con los líquidos de limpieza y desinfectantes deben estar hechos de materiales adecuadamente resistentes y no deberán afectar a la leche.
La soluciones de limpieza y desinfección deben ser elegidas y utilizadas de forma que no provoquen un efecto negativo sobre la leche.
Seguir las instrucciones de los fabricantes al utilizar productos químicos, pesticidas o productos para la limpieza en las plazas de ordeño y en la lechería. Almacenar separadamente y bajo llave todos los productos químicos que no estén siendo utilizados. todos los productos químicos y métodos para el control de pájaros, parásitos e insectos deben estar aprobados para el uso al que se les destina.
2.1.6 Asegurar un suministro suficiente de agua limpia.
Un suficiente suministro de agua limpia debe estar disponible para las operaciones de ordeño y para la limpieza del equipo que entra en contacto con la leche.
2.2 Asegurar que el ordeño se lleva a cabo en condiciones higiénicas
2.2.1 Asegurar que el entorno del establo está siempre limpio
Se deben mantener siempre normas rigurosas de limpieza en los establos. El área del establo debe:
• Estar diseñada para proporcionar un buen drenaje y ventilación, y para evitar cualquier lesión a los animales
• Tener una dimensión adecuada y adaptada al tamaño del animal
Todas las plazas y áreas de reposo deben mantenerse limpias y secas, con lechos adecuados. se deberán limpiar regularmente los pasillos para retirar el estiércol.
2.2.2 Asegurar que el área de ordeño está siempre limpia
El área de ordeño debe estar diseñada para permitir su limpieza. Debe:
• Ser fácil de limpiar,
• Disponer de suministro de agua limpia
• Tener instalación para la manipulación de desperdicios,
• Disponer de suficiente luz y regulación de temperatura
Construir el área de espera de forma que permita mantener unas condiciones rigurosas de limpieza
2.2.3 Asegurarse de que las personas que realizan el ordeño siguen reglas básicas de higiene
El personal que realiza el ordeño debe:
• Usar ropa limpia y apropiada
• Mantener las manos y brazos limpios, especialmente durante el ordeño
• Cubrirse cortes o heridas
• No tener ninguna enfermedad contagiosa
2.3 Asegurar que después del ordeño la leche es manipulada adecuadamente
2.3.1 Asegurarse de que el enfriamiento de la leche se hace en el tiempo especificado
Enfriar la leche después del ordeño, a la temperatura de almacenamiento requerida, tan pronto como sea posible y dentro del tiempo especificado. Los tiempos de enfriamiento y las temperaturas de almacenamiento deben ajustarse a los límites establecidos en la legislación nacional.
2.3.2 Asegurarse de que el área de almacenamiento de la leche está limpia y ordenada
Debe almacenarse la leche fuera del área de ordeño. El área de almacenamiento de la leche debe:
• Estar limpia y libre de desperdicios, libre de cualquier producto o sustancia química que no sea de uso constante y libre de alimentos para el ganado,
• Tener una instalación para el lavado y secado de manos,
• Ser fácil de limpiar y tener un sistema de control de plagas.
2.3.3 Asegurarse de que el equipo para el almacenamiento de la leche es el adecuado para mantener la leche a la temperatura especificada
Asegurarse de que el equipo de almacenamiento de la leche se limpia antes de cada uso. Es preferible hacer esta limpieza inmediatamente después de la recogida de la leche.
El equipo de almacenamiento debe tener capacidad para mantener la leche a la temperatura requerida hasta el momento de la recogida y estar construido con materiales que no contaminen la leche.
Los tanques deben estar construidos de acuerdo con normas reconocidas y los sistemas de refrigeración deben tener programas de mantenimiento y servicio para prevenir fallos. Los tanques deben estar equipados con un termómetro para controlar la temperatura de la leche y se deben tener los registros apropiados de la temperatura de almacenamiento. Asegurarse de que todo el equipo funciona adecuadamente.
2.3.4 Asegurarse de que el acceso para la recogida de la leche esté libre de obstáculos
Se debe tener un acceso al área de almacenamiento libre de obstáculos, que permita una recogida segura de la leche. El acceso al área de recogida de leche no se debe cruzar con los caminos utilizados por los animales.

3. Alimentación y suministro de agua para los animales

La salud y productividad animal, junto con la salubridad y calidad de la leche, dependen de la calidad y de la gestión de los alimentos y del agua. La calidad de la leche también puede verse afectada negativamente por la calidad del agua utilizada para la limpieza del equipo y del área de ordeño. si el agua está contaminada, los contaminantes pueden perjudicar la salubridad y calidad de la leche.
Esta ficha describe las buenas prácticas agrícolas (BPA) para gestionar la inocuidad de la alimentación y el suministro de agua al rebaño. Las BPA sugeridas quedan expuestas bajo los siguientes encabezados:
3.1 Asegurarse de que los alimentos y el agua para los animales son de la calidad adecuada
3.1.1 Asegurarse de que se satisfacen las necesidades nutricionales de los animales
Diariamente se debe proporcionar suficiente alimento y agua a los animales, de acuerdo con sus necesidades fisiológicas. La calidad y cantidad del alimento, incluyendo la fibra apropiada, debe estar en función de la edad, peso corporal, estado de lactación, nivel de producción, crecimiento, preñez, actividad física y clima.
3.1.2 Asegurarse de que los suministros de agua son de buena calidad, y que son controlados y mantenidos regularmente
Mantener cercados los recintos de almacenamiento de agua para protegerlos de cualquier contaminación accidental. Los abrevaderos deben estar limpios y libres de desperdicios.
Muchos contaminantes pueden encontrarse en el agua de abastecimiento y si se aclara el equipo de ordeño con agua contaminada puede amenazar la salud y seguridad de las personas y del ganado. Entre los contaminantes más comunes se incluyen microorganismos patógenos (p.e. la bacteria E.coli), productos químicos como pesticidas, petróleo y disolventes y nitratos.
3.1.3 Utilizar equipos diferentes para la manipulación de productos químicos y alimentos
No se utilizará nunca el equipo o las instalaciones destinadas a uso lechero para mezclar productos químicos o productos veterinarios. Los residuos podrían permanecer en el equipo y provocar una contaminación a través de los vertidos, dispersión en el aire y efectos de fondo en los sifones, etc.
3.1.4 Asegurarse de que se utilizan adecuadamente los productos químicos en los pastos y cultivos forrajeros
Mantener rigurosos registros de todas las aplicaciones de productos químicos a cultivos forrajeros y pastos y asegurarse de que los periodos de espera son observados rigurosamente. seguir siempre las indicaciones de la etiqueta para las medidas de aplicación y periodos de espera. Anotar y observar los intervalos de tiempo de espera antes de permitir el acceso de los animales al pastoreo en campos tratados. Ajustarse a un número de días antes de la recolección de campos de forraje.
Verificar en los pastos signos de presencia de pesticidas. Buscar síntomas de lesiones por herbicidas en las plantas forrajeras. si se comprueban estos síntomas, llevar a cabo una investigación más profunda antes de autorizar su aprovechamiento por los animales.
Estar alerta sobre el potencial riesgo de restos de pulverización de pesticidas cuando se hayan aplicado productos químicos agrícolas. Esto es aplicable también con respecto a las explotaciones vecinas. Adoptar las precauciones adecuadas antes de permitir que el ganado beba agua después de las pulverizaciones.
Investigar la utilización pasada y presente de productos químicos en la explotación y en las explotaciones circundantes, ya que los restos de pulverizaciones pueden ser una fuente potencial de residuos. En el momento de comprar tierras de pasto o de cultivo, obtener siempre la información sobre su historia en relación con la utilización de productos químicos o realizar análisis de suelo/plantas si fuese necesario.
3.1.5 Utilizar solamente productos químicos autorizados para el tratamiento de alimentos para animales o sus componentes y observar los periodos de espera
Utilizar solamente productos químicos autorizados y manipularlos de forma que se evite cualquier introducción involuntaria de los mismos en el agua y en los alimentos y, por consiguiente, en la leche.
Utilizar los productos químicos de acuerdo con las especificaciones de los fabricantes. Comprobar en las etiquetas que todas las sustancias que se van a utilizar en el entorno o sobre los alimentos del ganado o en los pastos son compatibles con animales productores de alimentos, que indican los periodos de espera para la leche y las dosis adecuadas de aplicación y las concentraciones de los productos.
Los periodos de espera también son aplicables a pastos, a los cultivos forrájeros y a los granos almacenados si éstos han sido tratados con productos químicos agrícolas. En este caso, el periodo de espera es el periodo mínimo de tiempo que debe transcurrir entre el tratamiento de los pastos, cultivos y granos y el momento de su aprovechamiento, recolección o para la alimentación del rebaño. Los periodos de espera pueden ser diferentes si el cultivo también está destinado al consumo humano.
3.2 Controlar las condiciones de almacenamiento de los alimentos para el ganado
3.2.1 Separar los alimentos destinados para especies diferentes
Ninguna materia animal deberá ser incluida en las raciones de alimento para el ganado. se deberán observar las reglamentaciones nacionales.
3.2.2 Asegurarse de que las condiciones de almacenamiento son adecuadas para evitar la contaminación de los alimentos para el ganado
Asegurarse de que los alimentos no pueden entrar en contacto con contaminantes en las áreas en las que dichos productos son mezclados y almacenados. Estas áreas deben estar bien ventiladas ya que pueden despedir emanaciones tóxicas. Asegurarse de que el alimento para el ganado está protegido contra la contaminación. Almacenar y manipular adecuadamente los pesticidas, semillas tratadas, piensos medicados y fertilizantes. Almacenar los herbicidas separándolos de otros productos químicos, fertilizantes y semillas.
Implantar un programa adecuado de lucha contra los parásitos para los alimentos almacenados.
Eh heno y los alimentos secos deben estar protegidos de entornos húmedos. El ensilaje y otros productos vegetales fermentados deben mantenerse en condiciones herméticas.
3.2.3 Rechazar alimentos enmohecidos
Evitar cualquier alimento enmohecido en la alimentación de vacas en lactación (tener especial cuidado con los bagazo de cerveza, ensilaje, heno, pulpa de remolacha) ya que pueden contener toxinas fúngicas que pueden ser transmitidas a la leche.
3.3 Asegurar la trazabilidad de los alimentos adquiridos fuera de la explotación
3.3.1 todos los proveedores de alimentos para el ganado deben tener un programa de aseguramiento de la calidad aprobado
Cuando se adquieran alimentos fuera de la explotación, asegurarse de que el proveedor tiene un programa de aseguramiento de la calidad, que puede controlar residuos y enfermedades y que puede hacer el seguimiento de los ingredientes desde su origen. Pedir al vendedor las declaraciones pertinentes.
3.3.2 Mantener los registros de todos los alimentos o ingredientes de los alimentos recibidos en la explotación (facturas detalladas o notas de entrega)
Tener un sistema adecuado para registrar y llevar a cabo el seguimiento de todos los alimentos o ingredientes de los alimentos recibidos en la explotación. Asegurarse de que se puede identificar y llevar a cabo el seguimiento de todos los tratamientos aplicados a los alimentos para los animales (incluyendo tratamientos a cultivos y a cereales).

4. Bienestar animal

El bienestar animal es, esencialmente, la aplicación en la explotación de prácticas sensatas y sensibles en el cuidado de los animales. El bienestar animal se asocia principalmente con el buen estado de los animales.
En general, los consumidores perciben las normas rigurosas de bienestar animal como un indicador de seguridad, salubridad y gran calidad de los alimentos. Las normas de bienestar animal han sido incorporadas en la mayoría de los planes de calidad y seguridad de los alimentos en la explotación.
Los códigos de bienestar animal enumeran generalmente cinco necesidades básicas que deben apuntalar las mejores prácticas en la explotación en relación con el bienestar animal. La satisfacción de estas cinco necesidades cumple el objetivo general del bienestar animal.

4.1 Asegurarse de que los animales no pasan hambre o sed y que no están desnutridos
4.1.1 Suministrar, cada día, el alimento y agua suficientes (forrajes y/o piensos)
Se debe suministrar suficiente alimento a los animales, basándose en sus necesidades fisiológicas (de acuerdo con su edad, peso corporal, estado de lactación, nivel de producción, crecimiento, preñez, actividad física y clima). se debe tener en cuenta la calidad de los alimentos. si los animales se encuentran en pastos de poca calidad podría necesitarse forraje adicional para cubrir sus necesidades.
Tomar en consideración la calidad y el contenido de nutrientes del forraje fresco o conservado de acuerdo a las necesidades de los animales. se debe suministrar a los animales una alimentación equilibrada (incluyendo suficiente fibra).
Los animales deben tener agua limpia a su disposición.
4.1.2 Ajustar las raciones y/o cantidades sumplementarias de alimentos para asegurar un suministro adecuado de agua, pienso y forraje.
Se debe tener muy en cuenta el número de animales, sus necesidades fisiológicas y la calidad nutritiva de los alimentos al determinar las raciones. todos los animales deben tener diariamente acceso a una cantidad suficiente de agua.
4.1.3 Proteger a los animales de plantas tóxicas y de otras substancias dañinas.
Evitar el acceso de los animales a plantas tóxicas. No alimentar a los animales con piensos enmohecidos.
Almacenar cuidadosamente los productos químicos para evitar contaminación de pastos, y observar adecuadamente los periodos de espera posteriores a los tratamientos de pastos y cultivos forrajeros.
4.1.4 Proporcionar un suministro de agua de buena calidad, que deberá ser controlado y mantenido regularmente
El ganado debe tener libre acceso a la fuente de agua fresca. Limpiar e inspeccionar regularmente los abrevaderos o bebederos para asegurarse de que funcionan correctamente. El suministro de agua debe ser el adecuado para cubrir los requerimientos de los animales, esto es, se deberán llenar los abrevaderos con la frecuencia necesaria para evitar que cualquiera de los animales del rebaño pueda quedarse con sed. Deberán adoptarse las medidas razonablemente posibles para reducir al mínimo el riesgo de congelación o recalentamiento del agua cuando ello sea necesario.
Los vertidos de aguas residuales y de tratamientos químicos de pastos y cultivos forrajeros no deberán entrar en contacto con el sistema de suministro de agua para los animales.
4.2 Asegurarse de que los animales están libres de incomodidades
4.2.1 Diseñar y construir los edificios de forma que estén libres de obstáculos y peligros
Al diseñar y construir los establos y/o los recintos de ordeño se debe dar importancia a la libre circulación de los animales. Evitar callejones sin salida y vías de acceso resbaladizos y en pendiente.
4.2.2 Proporcionar espacios amplios y camas limpias
Evitar el hacinamiento de animales, incluso en periodos cortos de tiempo. Los animales deben tener camas limpias, tanto si éstas son de paja (o su equivalente) o hierba limpia.
4.2.3 Proteger a los animales de condiciones climáticas adversas y de sus consecuencias
En tanto sea posible, proteger a los animales de condiciones climáticas adversas y de sus consecuencias. Esto incluye los factores que provocan tensiones en los animales, tales como condiciones meteorológicas extremas, insuficiencia de forrajes, cambios no estacionales y otros factores que acentúen el frío o el calor. tener en cuenta la sombra u otros métodos alternativos de disminución de la temperatura (por ejemplo: nebulizadores y pulverizadores), el abrigo (por ejemplo: protecciones contra el viento) y distribución de forraje adicional.
Tener planes de protección contra desastres naturales, por ejemplo contra el fuego, inundaciones, sequías, nieve, etc., en los que se incluya la provisión de un terreno alto en caso de inundación, corta fuegos adecuados y planes de evacuación.
4.2.4 Asegurar una ventilación adecuada en los establos
Todos los habitáculos de los animales deben estar adecuadamente ventilados, permitiendo un flujo de aire fresco suficiente para evitar la humedad, para la difusión del calor y para prevenir la generación de gases tales como el dióxido de carbono, amoniaco y otros gases nocivos.
4.2.5 Los suelos no deberán ser deslizantes
Los suelos deben estar construidos de forma que reduzcan al mínimo el riesgo de resbalones o contusiones debido a suelos no nivelados. Los suelos no adecuados pueden inhibir la monta o causar lesiones durante el apareamiento.
4.3 Asegurarse de que los animales están libres de dolores, enfermedades y lesiones.
4.3.1 Disponer de un programa efectivo de gestión sanitaria del ganado e inspeccionar regularmente a los animales
Se debe controlar regularmente a los animales para detectar cualquier enfermedad y/o lesión. Para más detalles, ver la Ficha de sanidad Animal.
4.3.2 Proteger a los animales de cojeras
Los caminos, patios, cubículos de ordeño y establos deben estar construidos de forma que se reduzca al mínimo la incidencia de cojeras. se deberá alimentar a las vacas de forma que se reduzca el riesgo de esta incidencia. Deberán investigarse las cojeras para determinar sus causas y ser tratadas adecuadamente.
4.3.3 Ordeñar regularmente a las vacas en lactación
Establecer una rutina regular de ordeño que tenga en cuenta el estado de lactación y que no cause excesivo estrés a los animales.
4.3.4 No utilizar procedimientos y prácticas que puedan causar dolores innecesarios
El personal que desempeña cometidos veterinarios debe demostrar su competencia, especialmente en aquellos procedimientos que pueden causar sufrimiento al animal, por ejemplo: descornado, castración, etc. Ceñirse a las leyes nacionales con respecto a éstas y otras prácticas (tales como: marcado con calor, amputación de la cola, otras amputaciones, etc.). Es esencial una buena higiene para procedimientos de tipo quirúrgico. si fuera necesario, tomar en consideración alternativas para el cuidado de los animales.
4.3.5 Seguir prácticas adecuadas para la cubrición y destete
Desarrollar un plan adecuado para cubriciones, que tenga en cuenta aspectos como la selección del toro (para facilitar la cubrición), tener instalaciones seguras y mantener un control regular de los animales para asegurar, si fuese necesaria, una ayuda rápida y experimentada.
Los terneros deberán tener acceso al calostro tan pronto nacen.
4.3.6 Establecer procedimientos adecuados para la comercialización de los terneros
Los terneros recién nacidos no deberán ofrecerse para la venta hasta que estén suficientemente fuertes, (por ejemplo: ombligo seco y peso corporal adecuado).
También se deberán respetar los requisitos adecuados para su transporte y cumplir la legislación nacional si la hay a este respecto.
4.3.7 Evitar dolores innecesarios cuando haya que sacrificar animales en la explotación
Cuando sea necesario el sacrificio de animales enfermos, o de aquéllos que sufren, deberá hacerse de forma que se eviten dolores innecesarios.
4.3.8. Evitar malas prácticas de ordeño, que puedan lesionar a las vacas
Las malas prácticas de ordeño pueden afectar al bienestar de las vacas y su producción. El equipo de ordeño debe ser revisado y mantenido regularmente.
4.4 Asegurar que los animales están libres de temores
4.4.1 Asegurar la capacitación y técnicas de manejo adecuadas para el cuidado de los animales
El buen cuidado de los animales es un factor clave en el bienestar animal. El bienestar de los animales se verá comprometido si no reciben un cuidado competente y diligente.
El personal debe ser capaz de:
• Reconocer si los animales tienen o no una buena salud
• Comprender el significado de cualquier cambio en su comportamiento
• Saber cuando es necesario un tratamiento veterinario
• Implantar un programa de gestión sanitaria del ganado (por ejemplo: tratamientos preventivos o programas de vacunación si fuesen necesarios).
• Implantar programas adecuados para la alimentación y pastoreo de los animales.
• Reconocer si el entorno general (interno o externo) es el adecuado para fomentar bienestar y buena salud.
• Tener la capacitación adecuada, a medida de los requisitos técnicos del sistema de producción, y
• Cuidar a los animales con sensibilidad y de forma apropiada, anticipando potenciales problemas y desarrollando las acciones preventivas necesarias.
El personal debe conocer y cumplir todas las normativas nacionales y las normas de la industria, relativas a la seguridad y la calidad del producto, etc. se deberá asegurar el mantenimiento de registros que demuestren el cumplimiento de la legislación o de los planes de aseguramiento.
El personal ya involucrado en el cuidado y gestión de los animales debe mantenerse al día sobre los avances tecnológicos que puedan prevenir o corregir problemas de bienestar animal.
4.5 Asegurarse de que los animales pueden desarrollar las formas normales de comportamiento animal.
4.5.1 Disponer procedimientos de manejo y gestión del rebaño que no interfieran su actividad social
Las vacas son animales gregarios. Los procedimientos de manejo y gestión que se utilicen no deberán interferir innecesariamente su actividad social, por ejemplo posiciones para dormir o para aparearse. Esto también significa que deberá proporcionarse un espacio suficiente.
Durante la inspección diaria de los animales se deberá comprobar cualquier comportamiento anormal de los mismos.
Asegurarse de que cada animal tiene un espacio adecuado para alimentarse convenientemente y que realmente se alimenta. La falta de apetito puede ser un síntoma que anticipa una enfermedad.
Se deberá manejar y cuidar a los toros de reproducción de forma que generen un buen carácter.

5. Medio ambiente

Los consumidores están cada vez más preocupados porque la producción de alimentos sea desarrollada en armonía con el medio ambiente. Para resolver estas preocupaciones es importante que en las explotaciones lecheras se produzca leche de forma que se reduzca al mínimo cualquier daño al medio ambiente. La mayor fuente potencial de daños al medio ambiente es la contaminación causada por el estiércol, los purines, los jugos de ensilaje, etc.
5.1 Disponer de un sistema adecuado de gestión de residuos
5.1.1 Asegurarse de que se almacenan los desperdicios de forma que se reduzca al mínimo el riesgo de contaminación del medio ambiente
La ubicación de los lugares de almacenamiento de los residuos, por ejemplo depósitos de purin, estiércol, etc., deberá ser elegida convenientemente. se deberán Inspeccionar regularmente los depósitos de estiércol y purines para detectar señales de fugas e impedir fallos estructurales con el fin de reducir al mínimo el riesgo de que los residuos contaminen el medio ambiente. Asegurarse de que otro tipo de desperdicios, como envoltorios plásticos, sean adecuadamente eliminados para evitar la contaminación del medio ambiente.
5.1.2 Gestionar los pastos de forma que se eviten las emisiones resultantes del esparcimiento de los estiércoles de la explotación, de acuerdo con las condiciones locales
Observar las condiciones atmosféricas y el tipo de suelos antes de esparcir estiércoles. utilizar las medidas apropiadas, por ejemplo: ampliar las zonas barrera, para prevenir que el estiércol entre en los cursos de agua.
Considerar la adopción de una plan de gestión del estiércol en el que se identifiquen las áreas de la explotación en las que exista un riesgo elevado de contaminación. Para esparcir el estiércol, se deberán observar los plazos y dosis reglamentadas.
Todos los residuos orgánicos, incluyendo los purines, deben ser esparcidos tan pronto como sea aconsejable, teniendo en cuenta las condiciones del suelo y las condiciones meteorológicas predominantes. No se deberá esparcir estiércol en suelos encharcados, suelos helados o en donde exista riesgo de filtraciones.
Un sencillo plan de gestión de residuos ayudará a identificar cómo, cuándo y en qué medida se deberá esparcir el estiércol, los purines y otros desechos orgánicos para reducir al mínimo el riesgo de contaminación.
Los planes de gestión de residuos deben ser concebidos teniendo en cuenta lo siguiente:
• Evitar la posible contaminación de los cursos de agua, embalses, lagos, depósitos, pozos, manantiales, aguas subterráneas (suelos poco profundos, rocas fisuradas).
• Evitar una posible contaminación de áreas naturales (por ejemplo: bosques, zonas en las que están protegidas la flora o la fauna).
• Asegurar que existen zonas barrera adecuadas (áreas de no dispersión) cerca de las áreas vulnerables (por ejemplo: fuentes de agua, áreas naturales).
• El momento del año y el nivel de la concentración de aplicación sobre suelos en pendiente, suelos pesados o impermeables y áreas susceptibles de inundación.
• Los niveles óptimos de aplicación en áreas donde los suelos tienen altas condiciones de fertilidad (por ejemplo: suelos con alto contenido en fósforo).
• El estado del suelo y las condiciones meteorológicas existentes en el momento de la aplicación e inmediatamente posteriores (hielo, suelos helados, fuertes lluvias, suelos saturados).
• Los controles medioambientales nacionales y regionales.
5.2 Asegurarse de que las prácticas en la explotación lechera no tienen efectos adversos sobre el medio ambiente local
5.2.1 Retener los vertidos en la explotación
Los ganaderos deben adoptar sistemas que eviten la contaminación del medio ambiente local.
Las instalaciones para el almacenamiento de aceites, jugos de ensilaje, aguas sucias y otras sustancias contaminantes deben ubicarse en sitios seguros y se deben tomar precauciones para asegurar que posibles accidentes no den como resultado la contaminación de las fuentes locales de agua.
Evitar el uso o la eliminación de los productos químicos agrícolas o veterinarios en lugares en los que, a través de drenajes, aguas superficiales o aguas subterráneas, puedan pasar al medio ambiente local.
5.2.2 Utilizar los productos químicos (fertilizantes, productos químicos veterinarios y agrícolas, pesticidas, etc.) de forma adecuada para evitar la contaminación del medio ambiente local
En el término “productos químicos agrícolas” están incluidos los productos químicos de uso en la explotación (por ejemplo: sustancias a pulverizar en los pastos y herbicidas) así como detergentes y productos sanitarios utilizados en la lechería. Asegurar un almacenamiento seguro y protegido, alejado de la lechería.
Utilizar, en la lechería y en el resto de la explotación, solamente productos químicos registrados; leer la etiqueta y seguir estrictamente las instrucciones, observando rigurosamente el cumplimiento de los períodos de espera.
Asegurarse de que se realiza una eficaz eliminación de los productos químicos defectuosos o caducos, así como los recipientes vacíos.
5.2.3 Asegurarse de que la apariencia general de la explotación lechera es la adecuada para un establecimiento en el que se obtienen alimentos de alta calidad
Con el fin de limitar el impacto potencial adverso respecto al paisaje y proporcionar una imagen positiva de la producción lechera, los ganaderos deben asegurarse de que los caminos de acceso y los alrededores de la explotación están limpios, que se observa un correcto mantenimiento de las instalaciones y que los caminos utilizados por los animales están libres de vertidos.

 
Deja un comentario

Publicado por en 30 noviembre, 2011 en Uncategorized

 

LA UREA..

 

Usos de la Urea en alimentación de Rumiantes

Resumen:

La urea representa un valioso y económico recurso alimenticio para los rebaños donde la única fuente alimenticia son los forrajes, normalmente deficientes en proteínas. Este elemento provee el nitrógeno requerido para la fermentación ruminal y la formación de proteínas y puede ser suministrado de maneras diversas: en el concentrado, en el ensilaje, en bloques multinutricionales y en varios tipos de mezclas. En Venezuela, por sus condiciones tropicales, el ganado bovino es explotado generalmente bajo pastoreo. Por tal razón, esta situación afecta la utilidad y calidad de los forrajes, obligando al productor a buscar nuevas fuentes para mejorar la alimentación de sus rebaños. La flora microbiana del rumen necesita como mínimo 1% de nitrógeno en la dieta para que exista una digestión adecuada de la fibra. Es muy común encontrar valores inferiores a 7% de proteína cruda en nuestros pastos y forrajes durante el año, especialmente durante el verano, afectando negativamente su actividad y multiplicación. Generalmente, nuestros forrajes son deficientes en muchos nutrientes esenciales para una fermentación ruminal eficiente, figurando entre ellos amoniaco, fósforo, sodio, calcio y azufre. En otras palabras, los rumiantes alimentados con forrajes y/o pastos como única fuente alimenticia son deficientes en proteína, cuya deficiencia puede ser reducida mediante varias formas: aplicando fertilizantes nitrogenados a los potreros, introduciendo leguminosas, utilizando bancos de proteínas y suministrando urea a los animales.

¿Qué es la urea?

La urea es un compuesto nitrogenado no proteico, cristalino y sin color, identificado con la fórmula N2H4CO, elaborada en plantas químicas que producen amoniaco anhidro cuando fijan el nitrógeno del aire a presiones y temperaturas altas. Además de suplemento proteico en los rumiantes, la urea es utilizada como fertilizante agrícola y en la elaboración de plásticos. Actualmente se presenta en el mercado en formas granulada y perlada, siendo esta última la más recomendada para uso animal por su soltura y facilidad para mezclarla con otros ingredientes. Cabe señalar que la urea ocurre como producto final del metabolismo de nitrógeno en casi todos los mamíferos, incluso en el hombre. La urea es muy soluble en agua e higroscópica, facilitando la formación de terrones cuando es expuesta al medio ambiente. Debido a su costo, disponibilidad en el mercado y tradición de uso en la alimentación de rumiantes por muchos países alrededor del mundo, la urea es la más utilizada entre los compuestos nitrogenádos no proteicos (biureta, fosfato diamónico, acetato de amonio, sulfato de amonio y otros). La urea contiene aproximadamente 46% de nitrógeno, representando 287,50% de proteína equivalente total.

¿Por qué utilizarla?

La urea es una fuente de nitrógeno para los rumiantes. Sin embargo, su uso depende de la habilidad de la flora microbiana del rumen para incorporarla en la formación de sus propios tejidos. La urea siempre aporta beneficios al animal, ya que habiendo disponibilidad de forraje (aunque de baja calidad) aumentará el consumo voluntario, así como las tasas de digestión de la fibra y de pasaje del alimento a través del tracto digestivo. Cabe mencionar que el aumento del consumo de pasto seco, induce a los animales a consumir los forrajes y/o pastos menos palatables, favoreciendo así el aprovechamiento de grandes cantidades de material fibroso, generalmente subutilizado durante el verano.
Síntesis de proteínas a partir de la urea.

El productor debe saber que existen dos tipos de proteína dietética: una que es digestible en el rumen (PDR) que se disuelve fácilmente en los fluidos del rumen (urea, torta de semilla de algodón, torta de girasol), y otra que no es degradada resistiendo la acción del rumen y siendo aprovechada más adelante en el tracto gastrointestinal (PNDR), también llamada proteína sobrepasante (harina de pescado, harina de soya y otras).
Cuando el rumiante consume urea, primeramente es hidrolizada en amoniaco y anhidro carbónico en el rumen mediante la enzima ureasa que es producida por ciertas bacterias. Por otra parte, los carbohidratos son degradados por otros microorganismos para producir ácidos grasos volátiles y cetoácidos. El amoniaco liberado en el rumen se combina con los cetoácidos para formar aminoácidos, que a su vez se incorporan en la proteína microbiana. Estos microbios son degradados en el último estómago (abomaso) e intestino delgado, siendo digeridos a tal extremo que la proteína microbiana es degradada a aminoácidos libres, para luego ser absorbidos por el animal. Debemos recordar que el amoniaco prácticamente no posee ningún valor nutritivo, pues si éste no es transformado en proteína microbiana, será absorbido por el rumen y eliminado a través del hígado, riñones y finalmente en la orina bajo la forma de urea. Por otro lado, existe una porción de urea que regresa al rumen a través de la saliva o su difusión de la sangre al rumen. Para que exista la síntesis de la proteína microbiana en el rumen, es necesaria una relación propicia entre la cantidad de N-amoniacal y los compuestos energéticos que se encuentran en la dieta (cereales, melaza, almidón) como fuente energética para los microorganismos del rumen y así poder utilizar eficientemente el amoniaco en la síntesis de aminoácidos. Además, deben estar presentes ciertos minerales como fósforo, azufre, calcio y sodio para que complementen la fermentación ruminal. Por otra parte, es necesario adaptar la flora microbiana a la utilización de la urea, para que se pueda llevar a efecto tal proceso, requiriendo entre 15 a25 días, dependiendo de cómo ésta sea suministrada y del estado nutricional del animal.

Efectos tóxicos.

La urea es degradada en el rumen para liberar amoniaco (NH3), el cual es usado por los microorganismos para producir aminoácidos. Cuando la urea libera NH3 más rápido de lo que pudiera ser convertido en proteína microbiana, el exceso de amoniaco será absorbido a través de las paredes del rumen y llevado al hígado por la corriente sanguínea, causando una alcalosis, lo cual es una intoxicación por amoniaco. Los síntomas presentados por este tipo de anomalía fisiológica incluyen:

• Inquietud.
• Salivación excesiva.
• Dificultad para respirar.
• Altera la coordinación motora.
• Tremores musculares.
• Timpanismo (acumulación de gases en el rumen)
• Convulsiones.
• Mugidos.
• Rigidez en las patas delanteras.
• Finalmente la muerte.

Tratamiento:

Si no se trata inmediatamente, el animal morirá en un lapso de tres horas. En los bovinos el tratamiento común de la toxicidad amoniacal consiste en suministrar por vía oral una solución de dos a tres litros de vinagre disueltos en 20 -30 litros de agua fresca, antes que el animal alcance la etapa de rigidez muscular.

Manera de suministrar al ganado:

Considerando la participación de fuentes energéticas, los requerimientos proteicos del animal, el peligro de intoxicación y el costo de su inclusión, la urea puede ser suministrada de la manera siguiente:

Ensilaje de gramíneas:

Para este fin se puede agregar entre 5 a 6 Kg. de urea por tonelada de material a ser ensilado (maíz, pasto de corte) en el momento de llenar el silo y previamente disuelto en 20 Kg. de melaza.

Concentrados comerciales:

En los alimentos comerciales balanceados puede ser incluido hasta 3% de urea en su elaboración. El fin principal de su uso es disminuir en gran parte la utilización de proteína en su preparación, tanto de origen animal como vegetal.

Mezclas sólidas:

Es una práctica de administrar urea acompañada de sales mineralizadas y sal común, representando una manera de disminuir las deficiencias de minerales y nitrógeno ala flora microbiana del rumen. Este tipo de suplementación ha sido usado en otros países, variando considerablemente sus porcentajes y logrando usarse hasta 45% de urea en ellas.

Mezclas semisólidas:

Este tipo de suplemento combina urea, melaza, harina de maíz, sal común y harina de carne y hueso para suministrar proteína, energía y minerales a los animales. La textura de la mezcla viene a jugar un papel muy importante en su consumo por parte de los animales, ya que mientras mas pastosa sea la mezcla (contenga menos melaza), ella puede ser suministrada a los becerros de siete meses de edad, incluso a los animales más jóvenes, sin problemas de sobre consumo. La urea en este tipo de mezcla puede alcanzar hasta 10 porciento.

Mezclas líquidas:

Este tipo de mezcla incluye hasta 10% de urea, en melaza, pero requiere demayor atención durante el período de adaptación del rebaño. Se recomienda disolver la ureaen agua antes de mezclarla con la melaza, con el fin de homogeneizar su solución. También se pueden incluir otros ingredientes como sal común, sales mineralizadas y flor de azufre. Para evitar desperdicios de la mezcla y posibles consumos exagerados por los animales, se recomienda usar una rejilla de madera que flote sobre la superficie de la mezcla en los saleros. También la utilización de un rodillo de madera que gire sobre una varilla metálica que servirá como eje, cubriendo la mayor parte del salero.

Bloques multinutricionales:

Constituyen la forma más segura y sencilla de suministrar urea a los rumiantes. En sí, los bloques son un producto alimenticio que posee en su composición los nutrimentos básicos que el animal necesita, siendo mezclados, compactados y presentados en forma cúbica o cilíndrica, con un peso que oscila entre 14 y 50 Kg.. Existen varias fórmulas para elaborar estos bloques, variando el número y el tipo de ingredientes a utilizar, dependiendo lógicamente del costo y disponibilidad en el mercado. Bajo esta forma de suministro, la urea puede alcanzar hasta 15 por ciento.

Agregada a forrajes maduros: en este caso se recomienda utilizar urea al 5% y aplicar 15litros de la solución por cada 100 Kg. de forraje y subsecuentemente, mantenerlo cubierto con plástico o bolsas de plástico durante 48 horas.

Agregada a forrajes verdes: para este fin es utilizada la caña de azúcar o pasto de corte picado, empleándose hasta 800 g de urea por cada 100 Kg. de material verde. Se requiere incrementar paulatinamente la urea a partir de 200 g durante la primera semana.

Rociado en potreros: esta técnica es oriunda de Sud África. El animal aprovecha el nitrógeno incorporado en los potreros de pasto seco durante el verano. La mezcla rociada consiste de urea al 8% en malezas.

 
Deja un comentario

Publicado por en 30 noviembre, 2011 en Uncategorized

 

Enfermedades Respiratorias

Enfermedad Respiratoria Bovina

Introducción
La enfermedad respiratoria bovina (ERB) es particularmente importante en bovinos jóvenes y especialmente en los sistemas de invernada intensiva. En esta compleja enfermedad participan múltiples factores relacionados con el medio ambiente (temperatura, humedad, etc.), manejo (hacinamiento, nutrición, incorporación de tropas de diferente origen, etc.) y agentes infecciosos (virus, bacterias y micoplasmas).

Si bien el diagnóstico de los agentes etiológicos aporta al control de la ERB permitiendo la elección de tratamientos más eficientes y vacunas adecuadas, debe recordarse que la adopción de medidas aisladas no resultará efectiva si no se contemplan todos los factores involucrados en la manifestación de la enfermedad.

En la presente guía se pretende informar sobre las formas de presentación más frecuentes de la ERB y orientar al profesional veterinario sobre la obtención de muestras necesarias para el diagnóstico.

Protocolo de diagnóstico
Historia
1) Se debe obtener información general sobre el manejo, alimentación, historia de vacunaciones, número total de animales en el establecimiento, número de afectados, casos crónicos, tratamientos, edad al comienzo de los síntomas, duración de la enfermedad, transportes o movimientos de hacienda, introducción de animales, etc. El medio ambiente (cambios bruscos de condiciones climáticas, factores estresantes, etc.) es a menudo un factor de fundamental importancia en la aparición de afecciones respiratorias, por lo tanto siempre se debería tener en cuenta en la anamnesis del caso.

2) La información necesaria relacionada al caso deberá incluir edad, síntomas, duración, tratamiento (¿El animal seleccionado para diagnóstico es representativo del problema?). Animales crónicamente afectados o tratados generalmente no son buen material para diagnóstico.

Procedimientos
Examen macroscópico
La necropsia completa puede contribuir a la identificación de factores desencadenantes de problemas respiratorios, como, por ejemplo, coccidiosis entérica o salmonelosis en terneros de tambo, parasitosis gastrointestinal en terneros de destete, ruminitis en novillos de invernada, etc.

Luego de la revisar el aparato respiratorio se deberían describir o dibujar las lesiones pulmonares (esto es útil para llegar a una buena conclusión diagnóstica).

Histopatología
Se requiere un mínimo de tres secciones de pulmón: 1) zona más afectada, 2) zona marginal y 3) área normal, tráquea, linfonódulos bronquial y mediastínico. También es importante remitir otros órganos que se observen afectados en la necropsia. Estas muestras (tamaño máximo, 2 x 3 cm) se deben remitir en formol al 10% (preferentemente buferado) con una relación de volumen muestra/fijador de 1/10.

Bacteriología
Son útiles hisopados nasofaringeos de animales afectados. Este se puede confeccionar con un hisopo estéril insertado en una pipeta descartable de inseminación (ver foto); de este modo, podrá ser introducido profundamente en cavidad nasal y llegar a faringe. El medio de transporte para aislamiento bacteriano es el de Amies y para aislamiento viral el de Hanks.

En caso de efectuarse la necropsia, se requieren dos zonas de pulmón para cultivo, una cranioventral (más crónica) y otra marginal (más aguda). Extraer trozos grandes, 5 x 5 cm, colocarlos en recipientes plásticos estériles, identificarlos adecuadamente (nombre del establecimiento, nombre del veterinario, fecha) y remitirlos refrigerados.

Virología
También pueden obtenerse hisopados nasofaringeos de animales afectados y muestras de pulmón, tráquea y linfonódulo bronquial durante la necropsia. Estas deberán colocarse en una bolsa de polietileno, identificarse (nombre del establecimiento, nombre del veterinario, fecha) y remitir preferentemente refrigerado para aislamiento de virus. Sólo es conveniente congelar las muestras en caso que el tiempo de transporte al laboratorio sea mayor de 12 hs. El medio de transporte empleado para virus es el de Hanks con antibióticos.

Los cortes en micrótomo por congelación pueden ser útiles para el diagnóstico de virus por inmunofluorescencia, aunque algunos conjugados tienen el inconveniente de dar resultados falsos positivos.

Rutinariamente no se realizan cultivos para Micoplasma.

Serología
Las muestras de suero tienen utilidad diagnóstica relativa dado que en rodeos de cría o en explotaciones extensivas es difícil obtener dos muestras de suero de un mismo animal. En caso de presentarse un brote de enfermedad respiratoria es recomendable identificar animales enfermos y sanos, obtener muestras de sangre y repetir el muestreo de los mismos animales aproximadamente a las 3 semanas (agudo/convaleciente; A y B, o C, en el diagrama adjunto).

El análisis de la cinética de anticuerpos (seroconversión) en esos animales permitirá identificar la circulación de virus en el ganado. En este caso, debido al tiempo necesario para la obtención las muestras, hace que el diagnóstico sea retrospectivo y no precoz. Rutinariamente, se puede determinar seroconversión para los virus IBR, DVB, PI3 y BRSV.

Causas más comunes de enfermedad respiratoria bovina
Terneros menores de 3 semanas, baja incidencia de enfermedades respiratorias:
Neumonía por aspiración
Neumonía bacteriana embólica
Bronconeumonía bacteriana (raro)
Neumonía broncointersticial viral (raro)
Terneros de 1 a 9 meses tambo y cría, categoría con mayor incidencia de enfermedades respiratorias:
Bronconeumonía por Pasteurela, Manheimia +/- virus
Bronconeumonía por Haemophilus +/- virus
Neumonía por virus sincicial respiratorio (BRSV)
Neumonía intersticial embólica (Salmonelosis)
Neumonía intersticial tóxica
Ganado adulto o bajo explotación extensiva, la más baja incidencia de enfermedades respiratorias:
Neumonía intersticial tóxica (Fog fever)
Neumonía intersticial crónica de causa desconocida
Neumonía embólica (o trombosis pulmonar), rara.
Resumen de las enfermedades respiratorias
Neumonía por Micoplasma
Generalmente afecta animales jóvenes en explotaciones de tambo o donde hay estrecho contacto entre individuos; tiene sintomatología moderada o es subclínica. Las especies más comunes son Mycoplasma bovis, M. dispar, Ureaplasma spp. El diagnóstico se basa en la historia clínica y lesiones localizadas en áreas cranioventrales con acúmulos linfocíticos broncointersticiales. Si el caso fuese de especial interés podrían intentarse cultivos para aislamiento.

Neumonía por aspiración
Más común en neonatos, especialmente cuando se alimentan artificialmente. Algunos casos son consecuencia de distocias o stress en útero (aspiración de meconio). El diagnóstico se basa en la historia del caso, lesiones macroscópicas de bronconeumonía antero-ventral (puede ser unilateral, enfisematosa y de coloración verde a negra), bronquiolitis necrotizante con presencia de cuerpo extraño, los cultivos bacterianos dan resultados atípicos (aislamiento de varios tipos de coliformes).

Bronconeumonía bacteriana
Los agentes causales más importantes son Manheimia (Pasteurella) haemolytica, Pasteurella multocida, Haemophilus somnus, Corynebacterium pyogenes, generalmente infecciones virales están asociadas a estas bacterias. Aunque el diagnóstico y la causa de la muerte son obvios, el aislamiento de los patógenos involucrados y la realización de antibiogramas proveerá información útil para prevenir futuras pérdidas. La participación de virus a menudo suele sospecharse pero es difícil de confirmar debido a la cronicidad del proceso o a la presencia de patógenos asociados.

Neumonías virales
Traqueitis causada por IBR (Herpesvirus Bovino Tipo 1) puede observarse en bovinos jóvenes (< 1 año). El diagnóstico se basa en lesiones típicas de traqueitis necrótico-hemorrágica el que se confirma por inmunofluorescencia o aislamiento viral. Asimismo, algunas cepas del virus de la diarrea viral bovina (DVB) muestran un marcado tropismo por el aparato respiratorio pudiendo causar neumonías severas complicadas con bacterias. También debe recordarse que la infección sistémica por DVB induce inmunosupresión temporaria que suele favorecer infecciones secundarias, particularmente respiratorias.

El virus Parainfluenza 3 (PI3) tiene amplia distribución en la zona. Generalmente causa infecciones subclínicas, o cuadros respiratorios leves en vías aéreas superiores, aunque ocasionalmente suele estar asociado a neumonías.

El virus sincicial respiratorio bovino (BRSV) es un importante patógeno respiratorio que causa neumonía en terneros de 3-9 meses de vida de amplia distribución mundial, recientemente identificado en nuestro país. Macroscópicamente, las lesiones causadas por BRSV están diseminadas en todos los lóbulos pulmonares, estos presentan consistencia “gomosa” con zonas atelectásicas y enfisematosas asociadas con áreas de bronconeumonía clásica. Histológicamente la lesión patognomónica es una neumonía bronco-intersticial proliferativa o bronquiolitis proliferativa con presencia de células gigantes sinciciales.

Neumonía intersticial tóxica
Se observa bajo diferentes situaciones de manejo: Cambio a pasturas consociadas con predominio de leguminosas, en invernada luego de cambio brusco de dieta a concentrado. Clínicamente hay disnea aguda y muerte. Las lesiones macroscópicas se caracterizan por edema y enfisema pulmonar, (en casos graves enfisema mediastínico y subcutáneo), pulmones que no colapsan de consistencia “gomosa” con abundante fluido serohemorrágico. Histológicamente existe daño alveolar difuso que varía según la duración del caso. El diagnóstico se basa en la historia y lesiones.

 
Deja un comentario

Publicado por en 30 noviembre, 2011 en Uncategorized

 

Fiebre de la Leche

 

Fiebre de leche

La fiebre de la leche (paresia de la parturienta, hipocalcemia post parto), es un trastorno hipocalcémico que se desarrolla cuando los mecanismos homeostáticos del calcio corporal fallan al intentar reponer la pérdida de calcio del pool plasmático al comienzo de la lactancia y entre las 24 a 72 horas posteriores al parto.
Se caracteriza bioquímicamente por un descenso brusco de los niveles de Calcio sérico y clínicamente por el decúbito persistente del animal sin posibilidad de recuperar la estación.

Incidencia:

Durante décadas de investigación, la incidencia de fiebre de la leche en vacas de tambo a permanecido dentro de un promedio del 8 al 9%. (Continuous Market of Hoard”s Dairyman”s).
Fuentes de datos realizadas en nuestro país, sugieren que del 100% de las vacas caídas registradas en una población de estudio, un 75% corresponde a patologías metabólicas, dentro del cual el 37% respondería a hipocalcemias puras o combinadas.
En aproximadamente el 75% de los casos, la hipocalcemia se desarrolla dentro de las 24 horas posteriores al parto; en el 12% entre las 24 y 48 horas y en aproximadamente el 6% restante durante el parto, combinada en este último caso casi siempre con distocias.
En la lactancia siguiente de una vaca que sufrió fiebre de la leche, su producción disminuye en promedio cerca de un 14% respecto de la anterior, registrándose en el rodeo afectado una mayor incidencia de cetosis, retenciones placentarias, anorexia y prolapsos.
Incidencia Económica:
El verdadero costo de esta enfermedad es mayor que el tratamiento en si de la hipocalcemia. Investigaciones recientes, han demostrado que la fiebre de la leche está asociada con aumentos espectaculares en la incidencia de mastitis, cetosis, distocias, desplazamiento abomasal y retención de placenta.
Tanto la hipocalcemia subclínica como la clínica, inician el principal complejo, patológico asociado con el parto.

Fisiopatología:

Al comienzo de la lactancia, los requerimientos de calcio del animal aumentan de forma repentina. Por ejemplo una vaca que produce 10 lts de calostro (2,3 g de calcio/litro de calostro), pierde 23 g de calcio en un solo ordeño. Esto representa cerca de nueve veces más del calcio contenido en todo el pool plasmático.
El descenso de calcio plasmático, activa inmediatamente el aumento de la absorción intestinal y de la resorción ósea de calcio.
Hasta que estos sistemas fisiológicos de compensación se adaptan, casi todas las vacas sufren de hipocalcemia en los primeros dias posteriores al parto.
Los sistemas de compensación fisiológicos reaccionan con un gran aumento de la concentración sanguinea de PTH (Parathormona) y de 1,25-(OH)2D. Para que el transporte de calcio intestinal se incremente, son necesarias por lo menos 24 horas de estimulación de la 1,25-(OH)2D, y para la activación de los osteoclastos por lo menos 48 horas de la estimulación de la PTH.
La compensación. con una solución iónica balanceada(*) que contenga los niveles de calcio orgánico adecuados, mantiene vivo al animal hasta que el período de adaptación fisiológica de los mecanismos de compensación propios del organismo logren el equilibrio interno.

Causas posibles para el desencadenamiento de la fiebre de la leche:

• Causas como la Disfunción hormonal y los desbalances endócrinos (deficiencias o excesos de PTH y/o 1,25-(OH)2D, suelen sospecharse en aquellos casos en los cuales los animales necesitan más de una inyección de calcio para recuperarse.
• Disturbios o alteraciones en los receptores de PTH y 1,25-(OH)2D: Los huesos, el intestino y los riñones; son órganos blanco para la acción de estas hormonas.
• En casos de vacas hipocalcémicas, estos receptores pueden llegar a no reconocer a las hormonas, tener una ligadura débil con éstas, o bien los tejidos poseer menor cantidad de receptores específicos que los tejidos de vacas normales.
• Otras teorías buscarían como complemento de la disfunción en los receptores, los problemas en la secreción y/o activación enzimática de las hormonas.

Factores de riesgo:

• Cuanto mayor edad tienen los animales, menor es su capacidad de absorción intestinal y de resorción ósea. En estos animales, los sistemas de compensación fisiológicos son insuficientes para cubrir la calcemia.
• A mayor edad, menor es la cantidad de receptores intestinales para la 1,25-(OH)2D, observándose además, muy pocos osteoclastos que respondan a la PTH. (R. 1. Horst y Col. 1988).
• Las vaquillonas casi nunca contraen fiebre de la leche, pero si pueden sufrir un cierto grado de hipocalcemia durante los primeros días de la lactancia; cuadro el cual es normalmente controlado por los mecanismos de regulación endócrina.

Factores alimentarlos:

Alimentar a una vaca seca con una dieta rica en calcio (más de 100 g/día) o con cantidades de sales que excedan sus requerimientos totales promedio (vaca de 500 kg de peso=31 g de Calcio/día), aumenta drásticamente la incidencia cle hipocalcemia post parto por anulación de los mecanismos de regulación homeostáticos.
Muy por el contrario, dietas bajas en este mineral al preparto la reducen.
Las dietas preparto con alto contenido de fósforo, también aumentan la incidencia de fiebre de la leche e hipocalcemia. Dietas ricas en cationes (Sodio y Potasio), aumentan la aparición de la enfermedad, mientras que las dietas aniónicas (Cloro y Azufre) pueden prevenirla debido a que estimulan la respuesta de los tejidos blanco a la acción de las hormonas calciotrópicas.
Recientes conclusiones, inclican que la suplementación de calcio preparto contribuye a la aparición de fiebre de la leche, y que la administración de fosfatos no debe considerarse como terapéutica preventiva de la enfermedad.

Tratamiento:

Vías de aplicación. Consideraciones.
El animal caído significa una urgencia clinica y deber ser atendida lo antes posible. Cuanto más tiempo pase, menor será la probabiliclad de recuperación.
En animales hipocalcémicos la administración de las soluciones de calcio por via endovenosa(*), debe realizarse de forma lenta (mínimo 10 minutos para 500 ml) y cuidadosa (a temperatura corporal), debido a que paradójicamente cuanto más grave es el cuadro de hipocalcemia, mayores son los efectos cardiotóxicos secundarios a la administración de calcio.
La administración de atropina, sulfato 1 %o, es recomendable para contrarrestar las arritmias inducidas por la infusión de calcio en las animales hipocalcémicos.
Las respuestas clinicas normales al tratarniento endovenoso comprenden: incremento en la atención, disminución de la frecuencia cardiaca, aumento en la amplitud de los ruidos cardíacos, estímulo del eructo, micción y defecación como signos indicativos de recuperación de la función neuromuscular.
De notarse alguna complicación durante la administración endovenosa, esta via debería suspenderse para continuar el tratamiento por via subcutánea. Luego, con precaución se podrá intentar nuevamente la administración endovenosa, pero de demostrar el animal signos de toxemia recurrente por esta vía, la dosis total calculada debera administrarse por via subcutánea.
La cantidad de solución administrada por vía endovenosa, aunque no haya sido la totalidad de la dosis requerida para el animal problema, colabora de manera importante en restaurar la perfusión periférica, ocasionando una rápida absorción de la dosis suministrada o a suministrar por la via subcutánea.

Cuidados del animal caído:

• El 40% de las vacas tratadas, no manifiestan respuesta alguna dentro de los 30 minutos de iniciado el tratamiento. Por lo tanto, de encontrarnos ante un decúbito persistente, se deberá cambiar la posición del animal entre 4 a 5 veces al dia de ser necesario, logrando preferentemente el decúbito esternal.
• Es aconsejable masajear vigorosamente los grupos musculares que estuvieron comprimidos por el peso, procurar la limpieza e higiene del sector donde la vaca está echada es un detalle importante en la prevención de mastitis posteriores, proporcionar buena sombra en el verano, agua fresca a voluntad y comida a intervalos frecuentes, son normas esenciales a tener en cuenta para la recuperación del paciente.
• Se debería saltear uno o más ordeños luego del tratarniento en animales afectados por hipocalcemia o de ser factible usar la técnica de insuflado de la glándula mamaria con oxígeno en condiciones asépticas.
• Las terapias con Vitamina D como prevención antes del parto, tienen el inconveniente de ser críticas según el momento de su administración, variando sus resultados desde la ineficacia, a incrementar la indicencia de vaca caída o ser potencialmente tóxicas.
• El tratamiento profiláctico con soluciones de calcio orgánicas de alta concentración administradas por vía endovenosa o subcutánea(*), inmediatamente después del parto son de gran ayuda para prevenir la fiebre de la leche en los períodos inmediatos al parto.
• La calcioterapia en los animales postrados puede repetirse en más de 3 tratamientos sucesivos con un intervalo de 12 horas entre una y otra aplicación; más allá de este protocolo mayores tratamientos no suelen ser exitosos.
• Aproximadamente un 60% de las vacas lecheras hipocalcémicas postradas, sin complicaciones, se incorporan dentro de los 30 minutos de iniciado el tratamiento endovenoso, un 15% suele recuperarse en dos horas, un 10% de las vacas afectadas, permanecen postradas durante más de 24 horas, pero a veces se recuperan. El 15% restante muere, debido a que nunca recuperan su capacidad para levantarse.
• La incidencia de recaída por fiebre de la leche, puede reducirse entre un 5 al 10% del número total de animales afectados, si se administran como refuerzo 200 a 250 ml totales de una solución concentrada de sales orgánicas de calcio(*) por via subcutánea, al mismo tiempo que se inicia la administración por via endovenosa en los animales caídos.

Test rápido para el diagnóstico de hipocalcemia a campo:

El fundamento de este test, parte del principio por el cual el EDTA es un factor quelante del calcio sérico. La Sangre para coagular requiere imperiosamente de la presencia de calcio. Sin calcio no se desencadena la coagulación.
En un tubo de ensayo limpio con agua destilada y seco, se vierten 0,8 ml de una solución de EDTA al I%o. Sobre esta solución de EDTA se colocan lentamente 2 ml exactos de Sangre recién extraída correspondientes a la vaca problema. Con un leve movimiento de inversión se mezclan la sangre con la solución de EDTA. Se deja reposar unos minutos (3 a 5).

Resultados:

Si se observa la formación de un coágulo, esto es indicativo de que el animal posee más de 1,5 mmoles de Calcio/lt de sangre, dato el cual nos será de utilidad para re evaluar el diagnóstico presuntivo inicial de hipocalcemia pura a hipocalcemia complicada o mixta (hipo o hiperkalemia, hipofosfatemia, hipo o hiper magnesemia, hiperglucemia).
Si no se produjo coagulación alguna, se considera que el animal posee menos de 1,5 mmoles de Calcio/It de sangre, siendo, esto indicativo de un cuadro de hipocalcemia pura, debiéndose instaurar rápidamente el tratamiento con una solución balanceada, de sales de calcio orgánicas(*) por vía endovenosa y/o subcutánea.
Este test rápido, junto con la evaluación clínica profesional imprescindible, nos acercara a un diagnóstico presuntivo necesario para instaurar el tratamiento apropiado de urgencia en los animales afectados o en riesgo; será (útil para estimar el pronóstico de un síndrorne tan complejo como lo es el de la vaca caída, y lo más importante de todo, lo cual es realizar las correcciones y balances nutricionales necesarios en la categoría de vaca seca para prevenir o disminuir la aparición del cuadro de Hipocalcemia puerperal en el rodeo

 
Deja un comentario

Publicado por en 30 noviembre, 2011 en Uncategorized

 

 

Mastitis

La mastitis es un término médico que se refiere a la inflamación de la glándula mamaria de primates y la ubre en otros mamíferos. La mastitis puede ser llamado también absceso subareolar, ectasia ductal, inflamación periductal o enfermedad de Zuska.[1] Se denomina mastitis puerperal cuando ocurre en madres lactantes y no-puerperal en el resto de los casos. La mastitis raramente ocurre en hombres o animales machos. Por su similitud con los síntomas del cáncer de mama, se debe excluir uno para el diagnóstico del otro.

La mastitis es una condición frecuente en medicina veterinaria, tomando en ese campo, una definición similar. Generalmente afecta al ganado bovino, causado por una bacteria, endureciendo los pezones del animal, al igual que la ubre, cortando el suministro de leche y en su lugar segregando un liquido amarillento y oloroso que la mayoría de las veces se acompaña de residuos de sangre. Es capáz de provocar la muerte en casos muy severos.

Los microorganismos más frecuentemente asociados a una mastitis son los estreptococos del grupo B, el Staphylococcus aureus y especies no tuberculosas del género Mycobacterium en humanos y el Arcanobacterium pyogenes que produce una mastitis bovina transmitida por moscas.[2]

Epidemiología

La mastitis surge entre 1 y 3% de las mujeres que amamantan a sus hijos.[2]

Clasificación

La mastitis puede ser categorizada en cuadros sépticos o infecciosos—por bacterias, virus u hongos—y casos asépticos o inflamatorios. Dependiendo en el momento en que ocurre la mastitis, puede ser clasificadas en mastitis puerperal, usualmente pocos días o semanas después del alumbramiento y en mastitis no-puerperal, en cuyo caso ocurre sin estar asociado a la lactancia. Como toda enfermedad, puede haber pacientes con episodios agudos, así como con cuadros crónicos.

Terminología

Dependiendo en la apariencia, los síntomas, las asumpciones etiológicos y los hallazgos histopatológicos, se usan una variedad de términos para describir a la mastitis y sus aspectos relacionados:

Galactopoiesis: la producción continua de leche materna durante la lactancia;[3]
Enfermedad secretora: la secreción anormal del sistema de conductos lactíferos, por lo general es el factor más común en la instalación de una galactoforitis. Las secreciones pueden tener la apariencia de leche o de un fluido luminal apocrino y frecuentemente producen micro-calcificaciones en el seno;[4]
Síndrome de retención (o mastitis de retención): la acumulación de secreciones en los ductos, mayormente con inflamación intraductal;
Galactostasis: una acumulación similar que el síndrome de retención en la que se sabe que la secreción es leche materna;[5]
Galactoforitis: inflamación del sistema de conductos de la glándula mamaria, por lo general como resultado de una enfermedad secretora o un síndrome de retención;
Mastitis de células plasmáticas: es la poco frecuente infiltración intraductal y de tejido circunvecinos por células plasmáticas y con frecuencia se abscedan y fistulizan;[6]
Ectasia ductal: el ensanchamiento literal de los conductos lactíferos, un hallazgo común en los exámenes de mama al transcurrir la edad de la paciente.[7] Aunque se pueden percibir en casos de dolor de mama cíclicos, es más frecuentemente correlacionado con dolor de mama no cíclico. Ciertas investigaciones recientes cuestionan la correlación entre una ectasia ductal y la mastitis.

Síndrome de ectasia ductal: en la literatura más antigua, este término se usaba como un sinónimo de mastitis no-puerperal con abscesos de mama recurrentes, flujo del pezón y posiblemente asociado también a condiciones fibroquísticas. Estudios recientes demuestran que la ectasia ductal se relaciona muy remotamente con los síntomas de la mastitis (inflamación, abscesos, etc). El uso de ectasia ductal y del síndrome de ectasia ductal es inconsistente en la literatura;
Metaplasia escamosa de ductos lactíferos: son células cuboidales de la capa epitelial de los conductos galactóferos que se han transformado en células epiteliales escamosas no queratinizadas (metaplasia).[8] Presente en muchos casos de abscesos sub-areolares;
Absceso subareolar: abscesos por debajo o en proximidad con la areola, mayormente como resultado de galactoforitis;
Absceso retroareolar: abscesos más profundos (más cercanos a la caja torácica) que los abscesos sub-areolares y que el sistema de conductos galactóforos;
Inflamación periductal (o mastitis periductal): inflamación de tejido infiltrado que rodea los galactóforos, casi sinónimo con un absceso sub-areolar y puede ser que sea usado para describir a la mastitis de células plasmáticas;
Fístula: canales finos que drenan la cavidad de un absceso;
Enfermedad de Zuska: un absceso peri-areolar asociado con metaplasia escamosa de los galactóforos, relacionado por algunos autores con ciertos flujos del pezón.

Mastitis puerperal

Es causada por el bloqueo de los ductos lácteos—llamados conductos galactóforos—durante la lactación. El cuadro infeccioso, que suele aparecer a las dos a tres semanas después del parto, se caracteriza por manifestaciones que van desde la celulitis hasta la formación de abscesos.[2] Puede causar áreas dolorosas en el seno o la areola y, en los casos más graves, suelen surgir signos de tipo general, como fiebre y escalofríos y otros síntomas gripales.[9] La mastitis puede ser distinguida por simples bloqueos de los conductos por la intensidad del dolor, calor que emana del área afectada, enrojecimiento y fiebre, las cuales no están presentes en los bloqueos ductales. En algunos casos, la fiebre puede llegar a ser de tal severidad que requiera la intervención de antibióticos, por lo general penicilinas o cefalosporinas.[10] Cerca de un 10% de los casos se desarrollarán abscesos que ameriten ser drenados quirúrgicamente.[9]

Tratamiento

Los masajes y la aplicación de calor húmedo sobre el seno antes de la lactación puede contribuir a abrir los conductos de la glándula mamaria. Las compresas frías pueden ser usadas para aliviar el dolor mientras no se esté amamantando, aunque lo apropiado es reducir la cantidad de leche en el seno, por lo que es recomendable que el bebé—o con extractores por la madre misma, si se está tomando antibióticos—no deje de amamantar del seno afectado.[11] Hubo reportes de que el contenido de leche esté alterado, a veces un tanto más salado y puede que este nuevo sabor de la leche haga que el recién nacido pueda al principio rechazar la lactancia de ese seno.

La presencia de grietas y heridas en los pezones aumentan la probabilidad de una infección. El uso de ropa y vestimentas apretadas, o sostenes de la medida incorrecta pueden causar problemas al comprimir los senos. El organismo infectante más común es la bacteria Staphylococcus aureus[11] y la ruta más probable de atracción del organismo a los senos maternos es la nariz y los dedos del bebé.[12] De modo que el limpiar los mocos, en especial líquidos, puede ayudar a prevenir una recurrencia. En los casos más severos puede ser necesaria la interrupción de la lactancia y el uso de medicamentos que supriman la producción de leche materna.

Prevención

Un estudio ha concluido que el mejoramiento y control del estrés y la fatiga tiene importancia en la prevención de la mastitis.[13]

Mastitis no-puerperal

El término mastitis no-puerperal describe a toda lesión inflamatoria del seno con la excepción del cáncer de mama y condiciones relacionadas con la piel, como la dermatitis o foliculitis. La mayoría de las pacientes con mastitis son mujeres en edades reproductivas,[9] aunque no es infrecuente ver la condición en mujeres mayores de 60 años. La mastitis raramente ocurre en recién nacidos (Mastitis neonatorum) o en niñas antes de la pubertad. En la edad adolescente o justo antes se observa la aparición de la enfermedad, tanto en varones como en mujeres, con síntomas muy leves que tienden a resolverse sin intervención médica.

Síntomas

La mastitis no-puerperal, es decir, donde no ha habido un embarazo reciente o que no ocurre durante la lactancia materna, tiende a ser localizada a una parte específica del seno, a menudo cerca del pezón y la areola y con frecuencia en el lado superior e interno—en dirección a la línea media del cuerpo—del seno. Muy raramente se ve afectado el seno enteramente, y por lo general solo uno de las mamas está afectada. Algunos indicadores de la inflamación en curso, incluyen:

Enrojecimiento del área afectada;
Dolor localizado;
Masa(s) difusas y palpables de variable tamaño;
Zonas de calor detectable en comparación con la piel que rodea el área;
La intensidad de la inflamación puede repetidamente aumentar y disminuir;
Absceso(s).
Los síntomas gripales no son frecuentes en pacientes que no están lactando. Algunas formas de mastitis pueden presentar un absceso sub-areolar, en cuyos casos puede ocasionalmente verse retracción de la areola y otros síntomas en la piel circundante.

Etiología y patogenia

Los casos clínicamente significativos se presentan con inflamaciones en los ductos galactóforos y el sistema lobulillar de la glándula mamaria—llamado galactoforitis—y en algunos casos con inflamación en los tejidos circunvecinos a la glándula.

La estasis o estancamiento secretora es la causa de las mastitis no-puerperales en un 80% de los casos. Las secreciones retenidas de esta manera pueden resultar infectadas o causar inflamación por mecanismos de daño a la composición del túbulo glandular o por fuga de líquido de dichos conductos. Las reacciones autoinmunes a estas secreciones pueden tener un factor causal en ciertos casos.

Cerca de un 25% de los pacientes tienen hiperprolactinemia. También se ha demostrado una co-incidencia significativa entre las entidades fibroquísticas y anomalías de la tiroides. Hasta un 50% de los pacientes tienen una hiperprolactinemia transitoria posiblemente causada por inflamación o el tratamiento de ella, mostrando reservas elevadas de prolactina.

La prolactina, el IGF-1 y el TSH, son factores sistémicos importantes en la galactopoiesis y, aunque su significado en la enfermedad secretora no se ha documentado aún, se ha encontrado que el mecanismo tanto de la galactopoiesis y la enfermedad secretora tienen una cercana relación.

La permeabilidad del epitelio de los conductos y de los alvéolos, es controlada principalmente por uniones finamente reguladas y puede que hayan errores en esa regulación que se asocien con la galactopoiesis y posiblemente con la enfermedad secretora. Estas uniones intercelulares tienen sus mecanismos de control en la periferia sistémica—prolactina, progesterona, glucocorticoides—así como locales—gradientes de presión, TGF-beta, balance osmótico.

El fumar cigarrillos en los humanos, parece ser un factor importante en la etiología de la metaplasia escamosa de los ductos galactóforos, pues cerca del 90% de las pacientes son fumadoras. Las pacientes que fuman en el presente tienen el peor pronóstico y el mayor índice de recurrencia de abscesos.

Otros trastornos, como la acromegalia puede presentar síntomas similares a la mastitis no-puerperal. La diabetes y otras condiciones que suprimen el sistema inmune pueden ocasionar infecciones del seno y mastitis. Tales condiciones con frecuencia se presentan con inflamación de otros tejidos periféricos y infecciones poco comunes.

La literatura discute otros mecanismos por el cual se puede presentar estos casos de retención secretora o una predisposición a ellos, entre los cuales están:

complicación de una parotiditis[2]
enfermedad secretora o galactorrea
cambios en la permeabilidad de los ductos galactóforos (síndrome de retención)
bloqueo de los conductos galactóforos, por ejemplo por metaplasia escamosa
trauma, lesiones
irritación mecánica causada por el síndrome de retención o por una condición fibroquística
infección
reacción autoinmune al fluido luminal
Tratamiento

El tratamiento es importante basado en la causa, el diagnóstico y cualquier otro trastorno que le acompañe. Los medicamentos que inhiben la prolactina han demostrado ser efectivos incluyendo en la reducción del riesgo de recurrencias. Se usan antibióticos adicional a los inhibidores de la prolactina cuando se está claro de la presencia de una infección. La mastitis granulomatosa tiende a incluir una combinación de inhibidores de la prolactina y esteroides.

Otros tratamientos poco usuales para casos más complejos incluyen el uso local y sistémico de progestinas o progesterona, antidiuréticos, extracto de Vitex agnus castus y Danazol.

Los antiinflamatorios AINES son usados para aliviar los síntomas de la inflamación, sin embargo, se debe considerar de que estos medicamentos afectan la función pituitaria y tienden a incrementar la concentración sanguínea de prolactina e IGF-1.

Se han puesto en prueba variantes de procedimientos quirúrgicos con el fin de reducir el riesgo de abscesos sub-areolares recurrentes. Por ahora, los resultados exitosos son limitados y parece ser preferible mantener el tratamiento tradicional, en lo posible.

Aproximadamente un 30% de los casos desarrollan mastitis crónicas o recurrentes requiriendo tratamiento a largo plazo y en algunos casos de por vida, para inhibir la prolactina.

Tratamiento quirúrgico

Las masas dolorosas que aparecen detrás del complejo pezón-areola son aspirados con una jeringa y el fluido extraído es enviado a citología y a un cultivo para la detección de microorganismos patógenos. Mientras se esperan los resultados, se suele comenzar la terapia antimicrobiana con metronidazole y dicloxacilina. Los antibióticos pueden ser rotados una vez que lleguen los resultados microbiológicos basados en las pruebas de sensitividad. Muchos casos responden favorablemente, mientras que otros con abundante pus requieren tratamiento quirúrgico. En mujeres en edades reproductivas, se prefiere el drenaje simple, pero en casos de infecciones anaeróbicas, la recurrencia suele ser frecuente. En estos casos es probable que se tenga que hacer una resección ductal o de la fístula.[14]

Cáncer de mama y la mastitis

El riesgo de por vida de cáncer de mama se reduce considerablemente en mujeres que han estado embarazadas y que hayan lactado. Los episodios de mastitis no parece influenciar el riesgo de cáncer de mama. Sin embargo, la mastitis puede ocasionar dificultades en el diagnóstico del cáncer de mama y, por lo tanto, en retraso del diagnóstico y tratamiento, lo que puede resultar en un mal pronóstico.

El cáncer de mama y la mastitis pueden aparecer juntos o aparecer uno después del otro. Cualquier síntoma sospechoso que no desaparecen por completo en 5 semanas debe ser investigado por un profesional de salud.

Uno de los tipos de cáncer de los senos que resulta en una tremenda agresión y que la acompaña la mayor mortalidad, se denomina cáncer inflamatorio del seno y presenta síntomas y signos muy similares a la mastitis, por lo que su pronto diagnóstico puede verse retrasado al ser confundido con una mastitis

 
Deja un comentario

Publicado por en 18 noviembre, 2011 en Uncategorized

 

La calidad de las carnes.

CALIDAD DE CARNE


DEFINICIÓN DE CALIDAD

Es la capacidad de un producto o servicio para satisfacer las expectativas de los consumidores.

FACTORES QUE INFLUYEN SOBRE LA CARNE

Los factores más importantes son:
• granja de origen
• transporte
• matadero
• genética
• condiciones del procesado

LA SEGURIDAD ALIMENTARIA

El derecho legal de los consumidores de consumir carne sana obliga al primer productor (ganadero) a formar parte de una cadena de carne porcina en la que se garantice el suministro de alimentos sanos y seguros.
Los objetivos son claros: higiene en la producción y procesado de la carne, y obtener carne libre de residuos.

FACTORES QUE AFECTAN A NIVEL PRODUCTIVO

• Genética
• Sexo y castración
• Edad
• Tratamientos veterinarios: residuos de antibióticos
• Alimentación
• Enfermedades e infecciones: estado sanitario
• Condiciones ambientales y de alojamiento: bienestar animal
• Susceptibilidad al estrés: PSE
• Transporte al matadero

FACTORES BIOLÓGICOS QUE CONTROLAN LA CALIDAD DE CARNE

Grasa veteada: es la grasa depositada en el perimisio entre los haces de fibras musculares. Reduce la fuerza a realizar durante el corte o masticación e incrementa la jugosidad.
Colágeno: La fuerza del músculo es debida al armazón de tejido conectivo. A mayor edad se desarrolla un más fuerte vínculo intramolecular que lo hace más difícil de degradar en la cocción.
Fibras musculares: lo más importante respecto a la dureza es el agrupamiento de las fibras musculares que ocurre durante el enfriamiento. Los músculos con altas proporciones de fibra rojas tienden a ser más tierno que aquellos que contienen fibra blanca.
Androstenona y escatol: alcanzan altas concentraciones en machos enteros y el escatol está también influenciado por la dieta y factores de manejo.
Caída de pH: un caída rápida del pH post-mortem produce carne pálida, blanda y exudativa (PSE). Una caída retardada causa carne oscura,seca y firme (DFD). Influenciado por la raza y manejo presacrificio.
Desarrollo del tejido: cerdos con un desarrollo de tejido inmaduro exhiben un rango de caracteres que afectan adversamente a la calidad de la carne. Así presentan mucha agua y baja grasa en el tejido conectivo entre los músculos.

ASPECTOS DE LA CALIDAD DE LA CARNE

Seguridad Alimentaria

• -Higiene microbiológica (ausencia de Salmonella, Campylobacter. Coli…)
• -Ausencia de residuos: antibióticos, metales, pesticidas

Atributos Organolépticos

• -Color
• -Terneza-jugosidad
• -Sabor y olor
• -Cantidad de grasa visible. Veteado.

Valor Nutritivo

• -Cantidad de grasa
• -Composición en ácidos grasos
• -Valor proteico
• -Enriquecimientos

Calidad Tecnológica

• -pH
• -Capacidad de retención de agua
• -Consistencia de la grasa
• -Separación de tejidos
• -Estabilidad oxidativa

Calidad Social

• -Bienestar animal
• -Medio ambiente

MEDICIÓN DE LA CALIDAD

• 1.Calidad de la canal
• 2.Calidad tecnológica de la carne
• 3.Calidad organoléptica de la carne
• 4.Calidad de la grasa

1.- Calidad de la canal

• Rendimiento
• Peso de la canal
• Porcentaje de músculo
• Conformación

Rendimiento de la canal

Se define como la relación entre el peso de la canal y el peso vivo expresado en porcentaje.
Los factores que afectan al rendimiento de la canal son:

• la duración del ayuno
• la alimentación (composición y nivel)
• la duración del transporte
• el tipo genético
• el peso

Peso de la canal

La industria de la carne suministra diferentes mercados más o menos abundantes y con distintas exigencias. Las canales deben ser escogidas a partir de las entregas de los ganaderos. Con el fin de asegurar una cierta homogeneidad se realizan unas horquillas de pago y se penalizan a los cerdos demasiado escasos o pasados de peso. Las penalizaciones en algunos mercados pueden ser de hasta un 10 – 20 % del precio.

Porcentaje de músculo

Todos los sistemas de clasificación utilizados intentan dar una apreciación de la composición muscular de la canal de una manera más o menos directa. El porcentaje de músculo es la relación entre el peso del músculo y el peso de la canal expresado en porcentaje. Se estima a partir de una o dos medidas de grasa y de un espesor muscular con un aparato (FOM, HGP)cuyo principio se basa en la diferente reflactancia de la grasa y el músculo.

Ecuaciones (FOM)

• España: 61,56-(0,878xG34)+(0,157xM34)
• Francia: 55,69-(0,710xG34)+(0,198xM34)
• Reino Unido: 59,0-(0,58xGU)-(0,32xG34)+(0,18xM34)
• Bélgica: 55,69-(0,465xG34)+(0,121xM34)+(0,0896xME)- -(1,093xM34/ME)-(0,021xAJ)

Conformación

Hay países que continúan utilizando la conformación como criterio de pago. Así se mide objetivamente en Bélgica y el sur de Alemania utilizando un aparato llamado SKG diseñado especialmente para medir el ángulo del jamón. Por el contrario en los Países Bajos y España la conformación se juzga visualmente.

2.- Calidad Tecnológica De La Carne

A. Capacidad de retención de agua
B. Color
C. Aptitud para la transformación
D. Aptitud para la conservación

A.- Capacidad de retención de agua

El agua es retenida en el seno de una red de fibras musculares de dos maneras:

• La acción de cargas eléctricas de las proteínas que permiten fijar firmemente un cierto número de moléculas de agua
• La acción ligada a la configuración espacial más o menos abierta de esta red y consecuentemente la posibilidad más o menos importante de contener y retener las moléculas de agua.
• El descenso de pH provoca un encogimiento de la red de cadenas polipeptídicas que conlleva a una disminución de la carne a retener agua El poder de retención de agua está estrechamente ligado al pH último y guarda un valor más alto cuanto más alto sea el valor de pH. La velocidad a la que el pH último se estabilice tiene también influencia. Cuando la caída de pH es más rápida, las alteraciones sufridas por las proteínas miofibrilares y sarcoplasmáticas se traducen por un descenso en el poder de retención de agua.

B.- Color

El color es el resultado de tres elementos:

• la cantidad de pigmento: mioglobina
• la forma química del pigmento
• la cantidad de luz reflejada por la superficie

La forma química define el color (rojo o marrón). El nivel de pigmento y la cantidad de luz reflejada condiciona la intensidad del color (claro u oscuro) La evolución del pH post-mortem influye considerablemente en el color de la carne ya que afecta la estructura de la superficie de la carne y la proporción de luz incidente reflejada.
Si el pH es elevado la red proteica se deja penetrar profundamente por los rayos de luz y absorbe una parte importante lo que se traduce en un color oscuro.

C.- Aptitud para la transformación

Una característica importante de la aptitud a la transformación es el rendimiento a la cocción. Este criterio está fuertemente correlacionado con el pH último.

D.- Aptitud para la conservación

Depende de la resistencia de la carne a la penetración y a la proliferación de microorganismos, fuente de alteraciones. El descenso de pH después de la muerte tiene un efecto bacteriostático. Cuando el pH se estabiliza a un pH elevado las proliferaciones bacterianas se favorecen. En la práctica se considera que las carnes que tienen un pH superior a 6.2 – 6.3 no son aptas para la salazón seca

3.- Calidad Organoléptica De La Carne

• TERNEZA
• JUGOSIDAD
• SABOR

Las cualidades organolépticas de la carne son aquellas que son percibidas por el consumidor en el momento del consumo de carne y son:

• la textura o consistencia que se caracteriza por las impresiones de terneza y jugosidad
• el sabor que reúne las sensaciones olfativas y gustativas y que son lo que denominamos gusto

La terneza:

La impresión de terneza depende de la textura del tejido muscular (tamaño de la fibra), de la distribución y del tipo de tejido conjuntivo que está incluido y de otra parte con la facilidad inicial con que la carne se corta en trozos y la importancia de los restos de la masticación.

La jugosidad

Es la impresión resultante de la masticación que es función de una parte del jugo liberado por la carne y de otra por la secreción salivar estimulada esencialmente por la grasa.

El sabor

Impresión compleja resultante de la percepción de olores y gustos que reposa sobre la existencia y características de sustancias químicas (volátiles y solubles).

4 .-Calidad de la grasa

Depende de la consistencia de tejido adiposo y del grado de oxidación de los lípidos. La oxidación de los lípidos depende estrechamente de la composición en ácidos grasos del tejido adiposo y principalmente de su tasa de ácidos grasos poliinsaturados. La consistencia del tejido adiposo es más compleja, depende a la vez del punto de fusión de los lípidos y de la resistencia mecánica de la trama de colágeno.

Se puede medir mediante:

• Índice de iodo
• Relación poliinsaturados/saturados
• Porcentaje de ácido linoleico (C18:2)
• Coeficiente de insaturación
• Índice de consistencia: relación de monoinsaturados/saturados Porcentaje de ácido esteárico (C18:0)

INFLUENCIA DE LA GENÉTICA SOBRE LA CALIDAD DE LA CANAL Y DE LA CARNE

(a) Gen de sensibilidad al Halotano (gen Hal)
(b) Gen RN (rendimiento NAPOLE)
(c) Gen HIMF
(a) Gen de sensibilidad al Halotano

Localizado en el cromosoma 6, fue descubierto en 1.991 por investigadores canadienses (MacLennan y col.) de la Univ. Toronto quienes encontraron la mutación responsable del síndrome de estrés porcino en el gen que codifica el receptor de rianodina o de liberación del calcio (CRC1).
Gracias a este descubrimiento ha sido posible desarrollar un test molecular de diagnóstico precoz (Dalens y Runavot,1.993) que permite determinar el genotipo de los animales heterocigotos (Nn) portadores de un solo alelo mutado (n) de los animales homocigotos normales portadores del alelo normal (N) en doble ejemplar Pabouef (1.994) estima las diferencias en la composición corporal entre “nn” y “NN:
• rendimiento de la canal: + 1%
• longitud de la canal: -12 a – 51 mm.
• espesor de tocino dorsal: – 3 mm.
• tasa de músculo estimada: +3 a +5%
• El desarrollo muscular de los cerdos “nn” es particularmente marcado a nivel de jamón y lomo.
• El pH 1 de los “nn” es netamente más bajo (-0,6 – -0,8) y su color es también más pálido.
• El pH último no se afecta.
• La carne de los “nn” es menos tierna por la temprana aparición del rigor mortis y la fuerte pérdida de peso a la cocción (Sellier, 1998)
(b) Gen RN
Llamado gen de la carne ácida ha sido localizado sobre el cromosoma 15 por investigadores franceses (1.995) (Naveau, Pommeret y Lechaux).
Es un gen monogénico dominante que se expresa por un fuerte aumento del descenso de pH que conlleva a un pH último bajo a pesar de un pH 1 normal. Este pH último bajo es el resultado de un potencial glucolítico muy elevado que conlleva a una glucogenolisis prolongada.
(c) Gen HIMF
Investigadores holandeses (Janss y col.)de la Univ. Wagenigen han detectado estadísticamente en 1.994 un gen mayor implicado en el porcentaje de grasa intramuscular. El alelo que aumenta este hecho ha sido bautizado HIMF(High Intramuscular Fat) y es homocigoto recesivo.
Este descubrimiento ha nacido del análisis de un millar de animales nacidos de un cruce Large White x Meishan. los homocigotos portadores presentaban un porcentaje de lípidos intramusculares de 3,9% contra un 1,8% en los homocigotos no portadores y los heterocigotos. El gen HIMF procede sin duda de la raza Meishan y su frecuencia es + 0.5.

INFLUENCIA DE LA RAZA

Se han descrito efectos significativos de las diferentes razas en caracteres como grasa intramuscular, capacidad de retención de agua, color y terneza.
Las razas Pietrain y Blanco Belga pueden dar una carne de calidad inferior cuando se comparan con las razas Large-White o Landrace. esta diferencia es debida al rápido descenso del pH después del sacrificio que da lugar a una carne pálida, exudativa y menos tierna. Este efecto se explica por la alta frecuencia de un solo gen llamado gen del halotano.
La carne de cerdos Hampshire muestra a veces un pH muy bajo. Esto da lugar a una baja capacidad de retención de agua y grandes pérdidas en la cocción. Este hecho está relacionado con un gen denominado gen RN.
Las razas Large-White y Duroc tienen una influencia positiva en la calidad de la carne. La carne de Landrace es también de alta calidad, siempre que haya sido eliminado el gen halotano. Un beneficio extra para el Duroc en algunos mercados es el alto porcentaje de grasa intramuscular lo que contribuye positivamente a la calidad de carne. La carne que contiene mayor porcentaje de genes procedente de raza Duroc es más jugosa, más tierna, con buen sabor y carente de malos olores además de pigmentos musculares.
Algunas comparaciones para calidad de carne entre razas europeas y americanas con razas chinas puras o cruzadas revelan que la carne de éstas últimas razas es más tierna, más jugosa y más sabrosa. Sin embargo la cantidad de grasa visible se considera excesiva en la carne de cruces con razas chinas aunque quede compensado por una mejor calidad de carne.
El cerdo ibérico tiene una carne con un alto nivel de pH último, contenido de pigmentos intramusculares y bajas concentraciones de grasas poliinsaturadas.

Efecto Duroc en calidad de carne
0% 25% 50% 75%
Pigm. 0.61 0.64 0.67 0.67
Brillo 54 53.8 53.3 53.6
Color 2.2 2.7 2.9 3.1
Saturac. 4.5 5.2 5.4 5.7
Gr. Inif. 0.7 0.86 1.08 1.27
Terneza 4.96 5.03 5.32 5.38
Jugosidad 4.09 4.11 4.18 4.38
Sabor 3.88 3 3.96 3.98

CORRELACIONES GENÉTICAS ENTRE CANTIDAD Y CALIDAD DE CARNE

La correlación es negativa entre -0.1 y -0.4.
Es más marcada cuando:
• la cantidad está más ligada al desarrollo muscular
• y/o cuando la calidad es un verdadero indicador de síndrome PSE
• y/o cuando el gen hal existe en una frecuencia notable en la población

HEREDABILIDADES (SELLIER, 1988)

• reflactancia: 0.27
• capacidad de retención de agua: 0.12
• pH último: 0.22
• pH 1: 0.18
• terneza: 0.3

EFECTO DEL SEXO (MLC,1989)
enteros castrado hembra
Terneza 5 4.96 4.94
Jugosidad 4.35 4.41 4.26
Sabor 4.59 4.55 4.5
Olor 3.62b 3.78b 3.84c
Olor anormal 3.8b 3.51c 3.3d

FACTORES QUE AFECTAN AL PH Y CAPACIDAD DE RETENCIÓN DE AGUA

Genética HAL status ALTA
RN status ALTA
Raza MEDIA
Tipo fibras musculares MEDIA
Sexo BAJA
Alimentación Ayuno ALTA
Vitamina E MEDIA
Otros compuestos BAJA
Manejo durante la cría Densidad-Luz BAJA
Aire libre ejercicio BAJA
Transporte Carga/descarga MEDIA
Altas Tª ALTA
Duración MEDIA
Densidad MEDIA
Mezcla ALTA
Espera en el matadero Duchas MEDIA
Tiempo espera ALTA
Pasillo ALTA
Aturdimiento Método ALTA
Proceso ALTA
Duración ALTA
Escaldado Duración MEDIA
Temperatura MEDIA
Enfriado-oreo Rapidez ALTA
Temperatura ALTA
Congelado Rapidez ALTA
Empaquetado Método ALTA
Atmósfera MEDIA
Cadena de frío Variaciones ALTA
Mostrador Presión del envoltorio BAJA

MODELO PRÁCTICO DE ASEGURAMIENTO DE CALIDAD

1.-Alimentación animal
2.-Sanidad
3.-Bienestar animal
4.-Calidad tecnológica
5.-Otros
1. Alimentación animal
• Funcionamiento de las fábricas
• Calidad de las materias primas
• Transporte de piensos
• Control de pienso en granja
• Calidad del agua en las granjas
2. Sanidad
• Metodología de trabajo
• Encuesta seguimiento en granja
• Puntuación y análisis en matadero
3. Bienestar animal
• Bienestar animal en granja Bienestar animal durante el transporte de la granja al matadero Bienestar animal durante el sacrificio
4. Calidad tecnológica
• Calidad de la canal
• Calidad de la carne
• Calidad de la grasa
5. Otros
I Estructura documental del sistema de calidad en granja
II. Bioseguridad: protección externa
III. Parámetros productivos
IV. Descripción de casos clínicos
V. Agentes infecciosos y enfermedades a controlar
VI. Productos prohibidos y no autorizados

 
Deja un comentario

Publicado por en 18 noviembre, 2011 en Uncategorized

 
 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.